circle

La Guardia Civil de Segovia investiga a un varón por dejar abandonado su vehículo en mitad de la calzada.

Tuvo una colisión en la madrugada y abandonó el coche, cerrado, ocupando los dos carriles, y sin señalizar el peligro

La Guardia Civil de Segovia investiga a un varón por dejar abandonado su vehículo en mitad de la calzada.
Patrulla de Guardia Civil de Tráfico en servicio (G. Civil Segovia)
José Antonio Quirce
José Antonio Quirce
Lectura estimada: 2 min.

La Guardia Civil de Segovia ha investigado a un varón de 37 años como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por crear un riesgo grave para la circulación, al dejar abandonado, en la calzada, su vehículo.

Los hecho se remiten al pasado mes de junio, cuando a las 01:35 horas la Central Operativa de Tráfico (COTA) del Subsector de la Guardia Civil de Segovia fue informada desde el 112 de un siniestro en la carretera que une Segovia con San Cristóbal de Segovia. En el siniestro hubo una salida de vía de un vehículo, que colisionó contra la barrera lateral de hormigón.

Fue vez avisada una patrulla del Destacamento de Tráfico de San Rafael, que al llegar comprobó que el turismo ocupaba ambos carriles de circulación, sin señalizar, cerrado con llave y sin nadie en el interior ni en las inmediaciones.

Los agentes señalizaron de inmediato el obstáculo, porque el color oscuro del vehículo, las horas y la visibilidad eran un conjunto de factores que provocaban un riesgo alto de accidente por colisión para el resto de usuarios de la vía.

La Central de servicios realizó llamadas al titular del vehículo para que se personara en el lugar y se hiciera cargo del mismo, pero éste se desentendió del caso. Los agentes, por tanto, optaron por alertar al servicio de grúa para retirar el vehículo, y se restableció con normalidad la circulación en el lugar.

Los guardias de Tráfico tomaron todos los datos posibles correspondientes al siniestro y el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación del hecho, logrando localizar al titular del vehículo, el cual era también el conductor en el momento del siniestro y que se ausentó del lugar.

En la investigación se ha atribuido al propietario y conductor del vehículo un presunto delito contra la seguridad vial por crear grave riesgo para la circulación.

Tal como se indica en la normativa de circulación, cuando se diera la circunstancia de que un vehículo siniestrado, por los daños recibidos en el siniestro, no pudiera ser desplazado de su posición final, sí que se debe mitigar el peligro creado, permaneciendo en las inmediaciones del hecho, señalizando el obstáculo y facilitando los datos a los agentes actuantes, más aún cuando el ocupante del vehículo no ha resultado lesionado.

Una vez instruidas las correspondientes diligencias fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de Segovia.

La Guardia Civil insiste en que este tipo de acciones negligentes y arriesgadas ponen en peligro la vida y la integridad no solo de las personas implicadas en el hecho, sino del resto de usuarios de la vía, que no tienen dada que ver con el incidente y están circulando siguiendo las normas de circulación.