Estrenos nacionales para conmemorar el centenario del teatro Juan Bravo de Segovia

Teatro Juan Bravo

El presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, considera que la programación especial que se desarrollará en el Teatro Juan Bravo durante el último trimestre de 2017, con motivo del centenario del espacio, lucirá gracias a la participación comprometida por la Junta de Castilla y León.

El presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, considera que la programación especial que se desarrollará en el Teatro Juan Bravo durante el último trimestre de 2017, con motivo del centenario del espacio, lucirá gracias a la participación comprometida por la Junta de Castilla y León.

 

Esa ayuda del Gobierno regional contribuirá a paliar el hecho de que no ha podido aportar a las obras de remodelación del teatro que se llevan a cabo en la actualidad. Algo que Vázquez ha justificado porque en la Comunidad hay "muchos" espacios escénicos, de titularidad local o provincial.

 

En ese sentido, Vázquez ha recordado que en la capital segoviana existe otro teatro, en este caso propiedad del Ayuntamiento. Se trata del Cervantes, cuya recuperación sigue pendiente, ya que el Consistorio pretende, según el presidente de la institución provincial "que lo arregle otro", mientras que "cada uno" debe ocuparse de "lo suyo", como ha agregado Francisco Vázquez en una entrevista.

 

consistirá sí ha avanzado la idea de que incluya estrenos nacionales y montajes "importantes", que den significado al centenario.

 

Vázquez ha asegurado que las obras que se desarrollan actualmente eran "necesarias", puesto que el teatro se remodeló en la década de los ochenta del siglo pasado y, pese a que posteriormente se ha abordado algún arreglo, la infraestructura necesitaba "acometidas" que no se quedasen en un "lavado de cara", sino que garantizase su trayectoria para, al menos, los próximos treinta años.

 

Los trabajos en el exterior, para los que ya se han colocado andamios, tendrán una ejecución "rápida", según Francisco Vázquez, que ha estimado su duración en alrededor de dos meses. De este modo, en marzo se podrán retirar los andamios de una adjudicación que se ha movido en unos "80.000 ó 90.000 euros".

 

A partir de ahí, llegará la fase "más importante y más costosa", que será la que afecte al interior del edificio. A pesar de que no se quiere modificar la caja escénica, "del siglo XIX", sí se van a remodelar "las tripas" del teatro. Por ejemplo, el sistema de calefacción, que en algunos sitios era "deficitaria"; las medidas de seguridad, que eran "de los ochenta"; los sistemas contra incendios, la iluminación y la decoración.

 

La nueva estructura contará con sala de ensayos, sala de exposiciones y otra para espectáculos más reducidos, como el microteatro. Además, se remodelarán los camerinos y se actualizará la tramoya, para la introducción de herramientas digitales de asistencia técnica para iluminación o sonido.

 

Las empresas interesadas en la licitación de esta parte del proyecto pueden presentar sus ofertas hasta el 9 de enero y a lo largo de ese mes se adjudicarán los trabajos, cuyo inicio se prevé para marzo, como ha apuntado Vázquez. La ejecución se estima en cinco meses, por lo que a finales del verano podría estar lista la nueva imagen del Teatro Juan Bravo, de modo que la programación especial arrancase en octubre.

 

El aforo de este espacio ubicado en la Plaza Mayor mantendrá las 462 butacas, aunque estas se van a contrapear, con el objetivo de mejorar la visión del escenario desde todas las localidades.

 

En su repaso, Francisco Vázquez también se ha referido a otros espacios en los que está presente la Diputación, como el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. Un espacio que ha pasado en 2016 por un "periodo convulso".

 

Tras la reordenación de las aportaciones de los patronos, se redimensionaron los gastos de mantenimiento, que "no eran abarcables", dada la situación de déficit. Un momento en el que tanto la Diputación, como el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Junta de Castilla y León aprobaron aportaciones extraordinarias.

 

Actualmente, ya se ha aprobado el presupuesto de la pinacoteca para 2017, que incluye también una aportación del Ayuntamiento de Segovia que supone 12.000 euros más. Precisamente, esa es la cuantía que también va a destinar la Diputación Provincial a la Fundación Don Juan de Borbón en un acto encaminado, como ha indicado Vázquez, a "normalizar relaciones".

 

Y es que el presidente de la institución provincial segoviana ha valorado el interés que hay detrás de la suma de sinergias. Un aspecto en el que ha recordado eventos culturales que se desarrollan al cabo del año en Segovia, como Hay Festival o Titirimundi.

 

En el seno del museo Esteban Vicente, la fundación americana Harriette-Esteban Vicente ha pasado por un periodo "transitorio", como ha explicado Vázquez, por el fallecimiento de sus anteriores titulares y un proceso de reconversión. Esta entidad también ha confirmado una aportación económica de 50.000 dólares para el año próximo.

 

De este modo, Vázquez da por "saneado" el museo y ha asegurado que se puede mirar al futuro "con optimismo". Entre los objetivos de futuro, el presidente de la Diputación ha enumerado los intercambios con otros espacios museísticos, así como la apuesta por la comunicación para "ponerlo en el mapa".

 

Por otro lado, Francisco Vázquez ha dado también por "zanjada" la crisis de Segovia 21, la sociedad participada de modo mayoritario por la Diputación. Según su presidente, la mercantil "ya ha visto el final del túnel". En cuanto al proceso que ha seguido, Vázquez ha manifestado que gestionar es fácil cuando "se tiene dinero y las cosas están bien", pero cuando la liquidez y la financiación "escasean" la tarea se convierte en difícil.

 

Así, ha explicado que el objetivo siempre ha sido que la sociedad "siguiera para adelante", con un cambio en la gestión que redujo su coste al 10 por ciento y pasó de 1'4 millones de euros al año a 140.000. Vázquez también ha subrayado que, aunque el capital sea mayoritariamente público, se trata de una sociedad privada.

 

Acerca de Bankia, que era el socio financiero de Segovia 21, Francisco Vázquez ha lamentado que finalmente se echara "atrás". Una decisión que motivó el inicio del proceso concursal, según Vázquez. Una situación de la que saldrá en un plazo de tiempo corto, según sus cálculos, después de que en la junta de acreedores se haya acordado una reducción de la deuda de alrededor del 50 por ciento.

 

Este asunto llegó incluso a sentar al propio Francisco Vázquez ante el juez para declarar a principios de 2016, por "defender los intereses de la Diputación". El presidente de la institución provincial ha valorado que se comprobase que no había indicio de delito "sino todo lo contrario" y ha definido como "kafkiano" el hecho de que alguien que "intenta defender los intereses" se vea embarcado en un proceso penal.

 

A pesar de que "no es agradable" verse sometido a un interrogatorio judicial, Vázquez ha concedido que es "el precio que hay que pagar" por defender esos intereses públicos. Asimismo, ha agradecido que la decisión se resolviese en de "tres o cuatro meses", cuando hay procesos "de estos" que se dilatan "mucho".

 

Francisco Vázquez ha puntualizado que esa situación se produjo precisamente en el momento en que se intentaba cuajar una operación de financiación con Bankia para paliar la deuda de Segovia 21 que "luego no fue posible". De esa manera y aunque el Pleno de la Diputación sí aprobó la maniobra, la sociedad acabó en un concurso de acreedores.