Unión Fenosa elige Segovia como "ciudad laboratorio" para su nuevo sistema de distribución eléctrica

Unión Fenosa en Segovia

La empresa ha instalado ya la infraestructura digital necesaria en prácticamente la totalidad de los contadores con los que cuenta en la capital.

Segovia es la ciudad elegida como pionera para la puesta en marcha del nuevo sistema de distribución eléctrica de Gas Natural Fenosa. La empresa ha instalado ya la infraestructura digital necesaria en prácticamente la totalidad de los contadores con los que cuenta en la capital.

 

Son 34.340, a los que se suman unos 225 centros de transformación. En el acto de presentación del modelo, que se ha desarrollado este miércoles, la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha valorado la búsqueda de un mejor servicio para los clientes.

 

Se trata de un modelo con contadores digitalizados integrados que incorpora la nuevas tecnologías de la información y la comunicación y, por tanto, el concepto de "empresa 4.0", como ha remarcado Del Olmo. Algo que debería servir para "mitigar" los fallos en el suministro de energía eléctrica.

 

La consejera también ha aplaudido que sea Segovia la primera ciudad donde se va a establecer, fruto de una colaboración con el Ayuntamiento y el proyecto que maneja para convertir a la capital en ciudad inteligente. En ese sentido, Pilar del Olmo ha garantizado que la Junta estará "siempre" con la innovación y con la incorporación de las nuevas tecnologías.

 

Por su parte, el director general de Negocios Regulados de Unión Fenosa Distribución, Antoni Peris, ha calificado el proyecto que se pone en marcha en Segovia como "emblemático", por constituir el arranque del primer proyecto de red inteligente que implementa la compañía.

 

Se basa en el despliegue de "contadores de telegestión", como una manera "distinta a la tradicional", de modo que se puedan conocer los servicios que se pueden aportar, las operaciones más eficientes o el modo de aportar valor al cliente, como ha señalado Peris.

 

Una respuesta que sale al paso del cambio en la operación de redes eléctricas a nivel mundial, ha apostillado, y "no tiene por qué" representar una elevación de costes para los clientes.