height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Un total de 80 empresas de Castilla y León han cambiado su domicilio fiscal en lo que va de año

Aparicio alerta de la progresiva fuga de empresas a otras comunidades, principalmente a Madrid.  

Siguiendo con la tendencia de los últimos años e, incluso, con peores perspectivas, el número de empresas de Castilla y León que han cambiado durante el último año es francamente reseñable. En concreto, en el primer trimestre de 2018 han sido 80 las compañías que han optado por trasladar su sede a otras comunidades, según ha asegurado el presidente de Cecale, Santiago Aparicio.


Esta tendencia es la principal preocupación de la organización empresarial, ya que en 2016 fueron 216 las empresas que apostaron por cambiar su domicilio fiscal, mientras que en 2017 fueron alrededor de 240. Esto habla de una fuga progresiva de empresas, la mayoría a Madrid, algo que desde Cecale achacan a dos factores fundamentalmente: la presión fiscal por el impuesto de patrimonio y la gran cantidad de inspecciones.


Aparicio ha explicado en primer lugar que Castilla y León sigue "teniendo un impuesto de patrimonio y de transmisiones patrimoniales que resta mucha capacidad de inversión a los empresarios". Al respecto, ha recordado que estos dos pagos fiscales solo existen, además de en Castilla y León, en Andalucía y Aragón, siendo España "el único país de la UE que lo mantiene". 


En cuanto a las inspecciones, el presidente de los empresarios castellanos y leoneses ha recalcado que en ocasiones las compañías tienen que pasar entre tres y cuatro al ali "para no conseguir nada", ya que en el último año "solo se consiguió una recaudación de solo 1,5 millones".

 

En este sentido, Santiago Aparicio cree que las inspecciones se deben hacer "de una manera coherente", considerando que el Estado debe enfocar sus esfuerzos en "la persecución contra la economía sumergida", que ha cifrado en alrededor de 180.000 millones de euros. "Si no se actúa contra esa economía sumergida, corremos riesgo de que todos los servicios del estado del bienestar se vean mermados" ha finalizado.