Un lince ibérico consigue llegar de Portugal hasta Barcelona

Foto: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN (EP)

'Litio', un ejemplar de un programa para reintroducir la especie, se deja ver en el área metropolitana de Barcelona: hacía un siglo que no se veía ninguon en la ciudad condal.

Miembros de los Agentes Rurales han detectado un ejemplar de lince ibérico en el área metropolitana de Barcelona, en un operativo de búsqueda ejecutado a raíz de diversos avisos de avistamiento de este animal en la zona. Se trata de la primera vez que se detecta la presencia del lince ibérico en Cataluña desde principios del siglo XX, ha informado este viernes 1 de junio la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat.

 

Los agentes rurales lo observaron y fotografiaron este pasado martes y los técnicos del Servicio de Fauna y Flora de la Generalitat han podido identificar al animal, gracias al collar emisor que llevaba, y a la colaboración de los programas de reintroducción de esta especie en la Península Ibérica, así como los responsables del proyecto IberLince.

 

Se trata de Litio, un macho liberado en 2015 en Portugal, que nació en 2014 en el centro de cría de cautividad de Acebuche (Huelva) y capturado de nuevo el 5 de mayo de 2016 en Gibraleón (Huelva), después de observar carencias en su adaptación al medio. Se trasladó al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (Crea) de Huelva porque presentaba signos de debilidad, y una vez recuperado se volvió a liberar en Portugal, en el Valle do Guadiana, y pocos días después la señal de GPS que emite su collar se perdió.

 

Su aventura es similar a la que protagonizó en 2015 el lince Kentaro, 'hermano' de Litio, ya que ambos fueron criados como parte del mismo proyecto, IberLince. Nació en Portugal en 2013 y en 2014 fue liberado en los montes de Toledo. Desde ahí recorrió las provincias de Toledo, Madrid, Cuenca, Guadalajara, Zaragoza, Soria, La Rioja, Burgos, Palencia, Valladolid y Zamora, así como Portugal. La vida del lince viajero acabó en octubre de 2016 en Portugal, donde había regresado, víctima de un atropello.

 

La Generalitat estudia ahora su captura, ya que se encuentra en un emplazamiento inadecuado para garantizar su seguridad, cerca de infraestructuras viarias y núcleos urbanos. Con el apoyo del proyecto IberLince se localizará el animal por vía terrestre, con un receptor de señal, y, si no es posible, con otros medios.

 

 

En peligro de extinción

 

El lince ibérico es el felino más amenazado del mundo debido a numerosas razones. En primer lugar, se trata de un especialista de hábitat y presa, por lo que alteraciones de éstas afectan muy negativamente a sus poblaciones. La transformación, fragmentación y destrucción de su hábitat y la disminución de su principal presa, el conejo de monte, es una de las causas que le ha llevado al borde de la extinción. La disminución del conejo de monte se ha debido a la introducción de dos enfermedades víricas, la mixomatosis en los años 50 y la enfermedad vírica hemorrágica del conejo en los años 80, que provocaron un descenso drástico superior al 80 por ciento de sus poblaciones.

 

Además, otras de las amenazas han sido las originadas por el ser humano, bien de manera involuntaria, como los atropellos o intencionada, como el uso de técnicas ilegales y no selectivas de caza, el furtivismo, el uso de venenos, además de la baja variabilidad genética del lince.