Un joven de Cuéllar acepta dos años de cárcel por tráfico de estupefacientes

Un vecino de Cuéllar de 26 años detenido en 2010 por traficar con hachís y anfetaminas ha aceptado una pena de dos años de cárcel y una multa de 300 euros por los hechos, constitutivos de un delito contra la salud pública.

La Audiencia Provincial de Segovia considera probado que pasadas las 13.00 horas del 29 de enero de aquel año el joven, con iniciales D. A. G. y sin antecedentes penales, se encontraba en la villa de Cuéllar en el interior de un turismo en compañía de otro varón.

 

Al percatarse de la presencia de la Guardia Civil, arrojó por debajo de la parte delantera del vehículo dos bolsas de plástico transparentes que contenían varios envoltorios precintados con alambre y pastillas que resultaron ser anfetaminas con un peso total de 18 gramos, con una riqueza superior al nueve por ciento.

 

En la chaqueta, el acusado portaba además hachís que iba a ser destinado al tráfico ilícito. Posteriormente, en su domicilio se halló una báscula electrónica de precisión, un rollo de alambre, varios trozos de plástico y recortes de bolsas, todo ello en el interior de una caja metálica. La droga intervenida habría alcanzado un valor de 266 euros en el mercado ilícito.

 

Los hechos, según recoge la sentencia, son constitutivos de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas causantes de grave daño a la salud. Durante la vista oral, celebrada el pasado 17 de febrero, el acusado y su representación procesal mostraron su total conformidad con los hechos y la calificación penal del Ministerio Fiscal, por lo que se procedió a dictar sentencia 'in voce'.