height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Un capitán de la Guardia Civil dio un 1,04 en la tasa de alcohol... y quería coger el coche oficial

Tras pedirle que les acompañara a Jefatura, al estar originando un problema de orden público y ante su falta de colaboración, los agentes de la Policía Local procedieron a requisarle cautelarmente el arma. Los hechos tuvieron lugar en Cádiz.

Agentes de la Policía Local de Cádiz han impedido en la noche de este 8 de mayo que un guardia civil uniformado, al que le terminaron requisando el arma, cogiera un vehículo oficial al presentar claros síntomas de estar bajos los efectos del alcohol.

 

Una vez en la Jefatura de la Policía Local, el agente de la Guardia Civil, capitán de rango, dio 1,04 mg/l de aire en la prueba de alcoholemia. Según han indicado fuentes municipales, a las 22,30 horas se recibió una llamada en la Centralita de la Policía Local advirtiendo de que un agente de la Guardia Civil se encontraba en un bar con síntomas de estar bajos los efectos del alcohol y se disponía a conducir su vehículo de servicio, un Nissan Patrol que estaba aparcado sobre la acera.

 

Una vez personada la Policía Local en el lugar, el hombre se identificó como capitán de la Guardia Civil, pudiendo comprobar además que presentaba evidentes síntomas de estar bajo los efectos de bebidas alcohólicas. Tras pedirle que les acompañara a Jefatura, al estar originando un problema de orden público y ante su falta de colaboración, los agentes de la Policía Local procedieron a requisarle cautelarmente el arma. Una vez trasladado a la Jefatura se le realizó la prueba de alcoholemia, dando un resultado de 1,04 mg/l de aire, por lo que dieron aviso a la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz.

 

Finalmente, un comandante de la Guardia Civil se personó en la Jefatura de la Policía Local para hacerse cargo del capitán y recoger el arma anteriormente retirada, mientras que dos agentes se hicieron cargo del vehículo.