Roban 700 quesos tras hacer un agujero en una fábrica de Espirdo

Agujero por el que accedieron los ladrones

El suceso tuvo lugar el pasado viernes en este municipio de segovia. Una vez en ella rompieron el candado para entrar a la cámara donde se almacenan los quesos. 

La Guardia Civil investiga el robo de 700 quesos en una fábrica de la localidad segoviana de Espirdo, a la que el ladrón o ladrones accedieron tras romper el candado de la finca y practicar un butrón.

 

El suceso tuvo lugar en la madrugada del pasado viernes. Según relató el responsable de la fábrica, Jorge Triviño, tras romper la cadena de la puerta de entrada los ladrones accedieron con un vehículo al interior de la cerca e hicieron un agujero en la pared de la nave para acceder a la sala de elaboración.

 

Una vez en ella rompieron el candado para entrar a la cámara donde se almacenan los quesos. Se estima que fueron sustraídos casi 2.000  kilos de producto, valorados en alrededor de 20.000 euros.

 

Fue en la mañana del viernes cuando el responsable de la empresa conoció los hechos, cuya autoría investiga la Guardia Civil, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, que aseguran que se trata de un robo aislado puesto que en los últimos días no se han producido hechos similares en la zona.

 

Triviño, emprendedor afincado en la localidad, indicó que los últimos robos ocurridos en este municipio de poco más de mil habitantes, situado a unos ocho kilómetros de la capital, tuvieron lugar en domicilios y que se trata de averiguar si existe vinculación con el acaecido la pasada semana en la fábrica de quesos El Molinero.

 

Este joven de 27 años se hizo cargo del negocio familiar en octubre del pasado año. Los quesos que no se llevaron los ladrones, según apuntó, permitirán salvar la campaña navideña e incluso posibilitarán participar en una degustación de productos segovianos que ha organizado el club de fútbol Gimnástica Segoviana para el 17 de diciembre en colaboración con la Diputación Provincial.

 

No obstante, explicó que serán necesarios unos seis meses para volver a fabricar la cantidad de producto sustraído. Pese a quedar "tocado" por el robo, este emprendedor no se muestra desanimado y afirmó que a partir de mayo del año próximo, una vez se repongan los quesos, la empresa estará más fuerte si cabe.