height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Realizado el primer trasplante de pene y escroto en el mundo

DEVON STUART FOR JOHNS HOPKINS MEDICINE

La cirugía consiste en trasplantar la piel, los músculos y los tendones, los nervios, los huesos y los vasos sanguíneos.

El equipo de Cirugía Reconstructiva de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (Estados Unidos), que realizó el primer trasplante bilateral de brazos en el país a un soldado herido en combate, acaba de realizar con éxito el primer trasplante total de pene y escroto en el mundo.

 

"Esperamos que este trasplante ayude a restablecer las funciones urinarias y sexuales casi normales de este joven", ha expresado W.P. Andrew Lee, profesor y director de Cirugía Plástica y Reconstructiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

 

Un equipo de nueve cirujanos plásticos y dos cirujanos urológicos participaron en la cirugía de 14 horas el pasado 26 de marzo. Trasplantaron de un donante fallecido todo el pene, el escroto (sin testículos) y parte de la pared abdominal.

 

"Es una lesión verdaderamente impactante, no es fácil de aceptar -- admite el receptor, un veterano que sufrió heridas en Afganistán y desea permanecer en el anonimato--. Cuando me desperté por primera vez, finalmente me sentí más normal... y con confianza, como si definitivamente estuviera bien". Se ha recuperado de la cirugía y se espera que sea dado de alta del hospital esta semana.

 

Si bien es posible reconstruir un pene utilizando tejido de otras partes del cuerpo, explica Lee, sería necesario un implante de prótesis para lograr una erección, y eso implica una tasa de infección mucho más alta. Además, debido a otras lesiones, los militares a menudo no tienen suficiente tejido viable de otras partes de sus cuerpos para trabajar.

 

Este tipo de trasplante, en el que una parte del cuerpo o tejido se transfiere de un individuo a otro, se denomina alotrasplante compuesto vascularizado. La cirugía consiste en trasplantar la piel, los músculos y los tendones, los nervios, los huesos y los vasos sanguíneos.

 

Al igual que con cualquier cirugía de trasplante, el rechazo de tejido es un riesgo. Por ello, el paciente debe iniciar un régimen de medicamentos inmunosupresores para evitar el rechazo. El equipo de Lee ha desarrollado un protocolo de modulación inmune para minimizar el número de estos medicamentos necesarios para prevenir el rechazo.