Rafa Nadal retoma en París su pugna por terminar como número 1 del año

Rafa Nadal, en la final del US Open 2019.

Esta semana se disputa el último Masters 1000 de la temporada, en el que Rafael Nadal busca su trigésimo sexto título en torneos Masters y acrecentar su récord - nadie tiene tantos como él. Lo hará en unas pistas sobre las que nunca ha ganado, las de Paris Bercy.

Independientemente del resultado final y de la desventaja con el primer clasificado actual, Novak Djokovic, Nadal escalará a la primera posición del ranking ATP el lunes 4 de noviembre. Pero en París hay mucho en juego, porque la victoria garantizaría a Rafa terminar primero del ranking este año pase lo que pase en la final del circuito en Londres, que tendrá lugar del 10 al 17 de noviembre. Nadal, con su modestia habitual, ha asegurado que ser el número uno no le quita el sueño.   

 

A pesar de lo cual, de alzarse con el triunfo se uniría al selecto grupo de tenistas que han terminado el año como primeros del ranking en cinco ocasiones: Federer y Djokovic - tan sólo Pete Sampras consiguió terminar primero más veces, seis concretamente. Aunque los números del mallorquín en pista cubierta no son prometedores, pues ha conseguido únicamente 2 de sus 84 victorias como profesional en canchas indoor, sus resultados y sensaciones recientes invitan a la esperanza.

 

Llega al Masters 1000 de París tras haber ganado 28 de sus últimos 29 partidos - su última derrota fue en semifinales de Wimbledon, contra Federer - y en excelente forma física. En años anteriores Nadal no ha cosechado grandes éxitos a estas alturas de la temporada, y no ha sido capaz de ganar en ediciones anteriores ni en París ni en el Masters de Shanghai, que se disputa también en octubre. 

 

Pero en 2019 las cosas son distintas, como ha asegurado a pocos días del comienzo del torneo en Bercy su entrenador, Carlos Moyá: “Rafa se ha presentado la mayoría de temporadas en París con muy poco descanso y mucha carga de partidos, sin estar en las mejores condiciones físicas”, pero “este año es diferente, le veo cada día mejor. Viendo como está entrenando y cómo está jugando, tengo que ser optimista”.

 

UN OPORTUNO PARÓN Y PASO POR VICARÍA

 

Tras tomarse un merecido descanso después de la victoria en el US Open, en el que sólo ha participado en la Laver Cup y ha aprovechado para contraer matrimonio con su novia de toda la vida, Xisca Perelló, Nadal llega a la cita de París en condiciones óptimas y con muchas opciones de avanzar hasta la final, algo que no ha conseguido desde 2007.

 

El cuadro del torneo le es favorable. El principal rival en su cuadrante, Federer, ha decidido no participar en el último momento; mientras que Djokovic y Medvedev están en la otra parte del cuadro y es de esperar que se crucen en semifinales. Si Rafa pelea por el título el domingo contra uno de ellos, el ruso podría llegar a ser una amenaza igual de grande que Djokovic, que a pesar de todo se posiciona como principal favorito entre las páginas de apuestas.  

 

Medvedev ha alcanzado la final en los últimos seis torneos en los que ha participado y ha ganado sus últimos nueve partidos. Tras llevarse los dos últimos Masters 1000 disputados, los de Cincinnati y Shanghai, si vence en París se convertirá en el primer jugador en hacer el triplete “Cincinnati, Shanghai, París”. Aparte del título y el número uno del ranking al cierre del año, algo que sólo pueden conseguir Rafa o Nole a estas alturas, en el noveno Masters 1000 de 2019 habrá mucho más en juego e infinidad de opciones para apostar al torneo en las mejores casas de apuestas de tenis.

 

Con seis plazas asignadas para la Final de noviembre - las de Nadal, Dkojovic, Federer, Medvedev, Thiem y Tsitsipas - hay un grupo de jugadores que llegan a París con opciones de conseguir una de las dos plazas que restan para Londres. Entre ellos está el castellonense Roberto Bautista, que está completando la mejor temporada de su carrera. Con una victoria en París lograría su primer Masters 1000, lo cual sería toda una hazaña y su mayor logro, pero además se garantizaría un puesto dentro del Top 8 que se citarán dentro de dos semanas en las Nitto ATP Finals.