¿Por qué elegir una Agencia de Traducción frente a un traductor autónomo?

Cuando tenemos una empresa o negocio, muchas veces nos planteamos incluir el contenido de su página web en diferentes idiomas para que, de esta manera, sea más amplio el abanico de personas a las que le pueda llegar la información e interesar.

Ante esto, nos puede surgir la duda de si elegir una agencia de traducción o un traductor autónomo.

 

- Ventajas de una agencia de traducción -

 

Pues bien, el pertenecer a un equipo de profesionales como lo son los de una agencia de traducción permite que podamos internacionalizar nuestra empresa. Pero esta no es solo una de las ventajas, sino que en estas agencias existen diferentes profesionales especializados en cada una de las materias como en traducción jurídica (para casos legales), económica, técnica especializada (describir productos de nuestra empresa), médicas, científicas, farmacológicas… esto nos garantiza que la traducción de nuestra web está realizada por un personal que está especializado en esa materia y que, por tanto, conoce ese sector. Además, los profesionales suelen ser nativos de inglés, francés… ofreciendo disponibilidad de traducción hasta en 150 idiomas. La mayoría de ellos suelen ser titulados en la carrera de Traducción e Interpretación.

 

Todo esto no nos lo podemos garantizar al contratar un traductor autónomo porque no sabremos si tiene o no especialización en el ámbito que queremos y, como es lógico, no queremos arriesgarnos a una traducción errónea de algo tan importante como es nuestro negocio.

 

Otra de las cualidades de las agencias de traducción es que siempre suelen realizar los trabajos en un corto periodo de tiempo e incluso muchas veces adelantan el periodo de entrega.

 

- ¿Qué podemos traducir en estas agencias? -

 

Estas empresas ofrecen la posibilidad de realizar la traducción de cualquier documento como son folletos, páginas web, catálogos, contratos, recetas, cartas de restaurantes, balances financieros, patentes, sitios webs de empresas industriales con jerga especializada, sentencias judiciales, manuales de instrucciones o pliegos de licitaciones internacionales.

 

También suelen realizar traducciones audiovisuales, de videojuegos, doblaje, subtitulado, etc.

 

El proceso es muy sencillo, nosotros le facilitamos el texto que queremos traducir y los traductores realizan el trabajo para que, en último lugar, los revisores le den el último repaso final para darle el visto bueno.

 

Además de todo esto, muchas agencias de traducción suelen ofrecer la posibilidad de contratar intérpretes en toda España por si queremos hacer conferencias o reuniones  en las que combinemos diferentes idiomas.

 

Es aconsejable que para elegir la mejor agencia de traducción no nos dejemos guiar por los rankings que podemos encontrar en diferentes sitios webs ya que las mejores para nuestra interpretación serán aquellas que tengan una buena calidad y una buena relación calidad-precio. Asimismo, algo que también puede influir en nosotros es la experiencia que lleve la agencia en el sector, lo cual nos hará pensar en su éxito y satisfacción de los clientes.

 

Si queremos asegurarnos de que la traducción está realizada por profesionales  expertos, podemos pedir un certificado de calidad. Esto nos dará la tranquilidad de que el trabajo está traducido sin errores.