Polémica por la decisión de retirar un tren descarrilado tirando los vagones al río

Vagones de tren arrojados al río. Foto: EP

La decisión de Adif de retirar los vagones de un descarrilamiento dejándolos caer al cauce del Sil provoca una amenaza de expediente y la inmediata rectificación.

La insólita manera de Adif de gestionar la retirada de unos vagones descarrilados ha generado una tormenta mediática con reacciones de varias administraciones, políticos y autoridades ambientales que ha terminado con la rectificación. El hecho inicial, arrojar al río Sil los vagones de un tren descarrilado, se remonta al día 28 de julio. Entonces el tren que circulaba por la línea Monforte-Ponferrada sufrió un descarrilamiento a su paso por Carballeda de Valdeorras. Aunque no se produjeron daños personales, el siniestro obligó a cortar la vía al quedar los vagones volcados en la zona.

 

Unas imágenes publicadas en las que se pueden ver a operarios de Adif tirando al río Sil los vagones del tren descarrilado fueron suficiente para que se montara la polémica. "Qué barbaridad, ¿cómo es posible que una entidad pública como Adif haga esto?", se ha preguntado la presidenta de Cs, Inés Arrimadas. La queja ha corrido como la pólvora.

 

Este mismo miércoles, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda ha remitido sendas cartas a los ministros de Transportes, José Luis Ábalos, y para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que pide que se tomen las medidas "oportunas" para evitar que la caída de vagones y evitar que se dañe el patrimonio natural del entorno.

 

En esas imágenes se ve cómo uno de los vagones termina en el río, mientras que otro queda volcado en el terraplén entre la vía y las aguas. El vídeo, continúa la carta dirigida al ministro Ábalos, recoge "lo que parece una conducta totalmente inadmisible" y de la que la Xunta no tenía conocimiento.

 

"Arrojar de forma voluntaria vagones ferroviarios a un cauce fluvial supone un ataque al patrimonio natural, a la biodiversidad y al paisaje de la zona", advierte la Xunta, que reclama al ministerio de Transportes que, como responsable de Adif, clarifique "oportunamente" los hechos. Pide también ser informada "cumplidamente" de las medidas que se tomen para reparar "los posibles daños ocasionados al entorno".

 

La reacción no se ha hecho esperar. Adif ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido y está trabajando para retirar los dos vagones caídos al cauce del río Sil en Carballeda de Valdeorras (Ourense) y otros dos que quedan en la zona tras el descarrilamiento. Por ahora lo que ha hecho ha sido volver a cortar el tráfico aunque lo restableció desde las 06,40 de este miércoles para iniciar las operaciones necesarias para retirar los vagones descarrilados, ya que "será necesario acondicionar la vía para tal fin", han señalado fuentes de Adif.

 

Así, se corta la circulación por la vía para garantizar el desarrollo de las operaciones de recuperación de los vagones "en condiciones de seguridad para todos los trabajadores y medios auxiliares". Estas tareas llevarán varios días, de acuerdo con las mismas fuentes.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: