Patrimonio establece las medidas de protección para conservar los restos arqueológicos del Hotel Victoria

A petición de los actuales propietarios del inmueble, la Comisión Territorial de Patrimonio ha emitido informe para la protección de los elementos identificados en el subsuelo de dos fases de ocupación romana, de las estructuras de una vivienda de los siglos XV-XVI y de los restos del claustro del Convento de Mínimos.

La Comisión Territorial de Patrimonio se ha reunido esta mañana en la Delegación, bajo la presidencia del delegado territorial Javier López-Escobar y, entre otros asuntos, ha emitido informe sobre las medidas a desarrollar para la conservación del inmueble ubicado en el número 5 de la Plaza Mayor de la capital, edificio del antiguo Hotel Victoria. La consulta ha sido planteada por sus actuales propietarios, a la vista de los resultados arrojados por control arqueológico realizado sobre los movimientos de tierras necesarios para la ejecución de las obras de consolidación del inmueble.

 

La memoria técnica de la actividad arqueológica llevada a cabo concluyó que se habían podido documentar las distintas fases de ocupación del edificio, desde época romana. Entre los restos conservados en el subsuelo, destacan las dos fases de ocupación romana identificadas, las estructuras de una vivienda de los siglos XV-XVI, y los restos del claustro del Convento de Mínimos y sus dependencias anejas.

 

Ahora, a la solicitud realizada por la propiedad, la Comisión Territorial informa que, entre otras medidas, estima imprescindible para la conservación de los restos arqueológicos que se encuentran actualmente semi cubiertos, y localizados en patio posterior de la finca, balizar e instalar medidas de seguridad suficientes en torno a las áreas excavadas, instalar una cubierta ligera sobre los restos arqueológicos y evitar la entrada de aguas pluviales en los sondeos.

 

Por otra parte, respecto a la conservación de las estructuras murarias y otros elementos arquitectónicos pertenecientes al patio renacentista y a las dependencias del antiguo Convento de Mínimos, las actuaciones a llevar a cabo deberían incorporar a las trazas de la nueva edificación estas estructuras que aún se mantienen, protegiendo aquellos que no puedan incorporarse.

 

En relación al futuro proyecto constructivo, en el que se quiere plantear el uso del nuevo espacio localizado de la bodega y del uso bajo rasante del patio posterior, la protección del patrimonio cultural exige que los accesos que se requieran para estos espacios no supongan la eliminación o modificación de alguna de sus características. Cualquier decisión estará condicionada por la localización y estado de conservación de los restos arqueológicos existentes, de cuya importancia da buena cuenta el trabajo arqueológico ya realizado.

 

La propuesta arquitectónica que se presente deberá adecuarse a esta hecho y, para ello, la única solución posible que cabe contemplar es la excavación arqueológica en área de los espacios libres correspondientes al patio, con el fin de poder hacer la valoración completa del contenido arqueológico y su importancia.

 

Por último, entre los asuntos tratados en la sesión de hoy, la Comisión Territorial de Patrimonio ha autorizado la actividad arqueológica de carácter preventivo vinculada al proyecto de acondicionamiento de la Plaza Mayor de Palazuelos de Eresma.

 

El proyecto, promovido por el Ayuntamiento, contempla la regularización de rasantes y la ejecución de nuevas acometidas en una parcela localizada en el ámbito de protección del yacimiento arqueológico ‘Villa romana’, por lo que es necesario el control arqueológico de las obras, con el fin de prevenir posibles afecciones sobre el yacimiento.