Pasar con suspensos, el castellano y los concertados: las claves de la nueva ley de la Educación
Cyl dots mini

Pasar con suspensos, el castellano y los concertados: las claves de la nueva ley de la Educación

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá. Foto: EP

La LOMLOE, la denominada Ley Celáa, pasa un nuevo trámite y se encamina hacia su aprobación. Estas son las novedades, claves y polémicas que incluye.

El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves el dictamen de la Comisión de Educación y FP sobre la LOMLOE, la reforma educativa también conocida como 'Ley Celaá', con los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Compromís, Más País y Nueva Canarias. El texto ha salido adelante con 177 'síes', mayoría absoluta de la Cámara, una mayoría que necesitaba alcanzar para salir adelante, ya que se trata de una modificación de una ley orgánica, frente a los 148 'noes' de PP, Cs, Vox, CC, PRC, UPN y Foro. Por tanto, la iniciativa será remitida al Senado para continuar con el trámite parlamentario.

 

La polémica del castellano

El dictamen que se ha aprobado recoge algunas de las enmiendas aprobadas en las últimas semanas y que han generado fuertes críticas entre la oposición, como es el caso de la supresión de la referencia al castellano como lengua oficial del Estado en la enseñanza, así como la consideración del castellano y las lenguas cooficiales como lenguas vehiculares.

 

El texto, al que ha tenido acceso Europa Press, quedaría así: "Las Administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir enseñanzas en castellano y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios, de conformidad con la Constitución Española, los Estatutos de Autonomía y la normativa aplicable".

 

Concertadas

Igualmente, el texto ha salido adelante con otra enmienda transaccional entre el PSOE, Podemos y ERC, por 20 votos a favor, 16 en contra y 1 abstención, para prohibir que en la educación concertada se pueda segregar a los alumnos por sexo. Concretamente, dicha modificación contempla la opción de retirar el concierto a aquellos centros educativos que incurran en la separación por género de los alumnos, sustentando ese impedimento en la Ley de Igualdad. También se ha aprobado que no haya cesión de suelo público para centros que no sean de titularidad pública.

 

Se elimina la “demanda social” para abrir nuevos centros o aumentar plazas. No podrán percibir cuotas de las familias por recibir las enseñanzas de carácter gratuito ni imponer aportaciones a fundaciones o asociaciones.

 

Religión  y valores

Los centros estarán obligados a ofrecer la asignatura de religión y la elección es voluntaria. Elimina la obligación de cursar una materia alternativa, la nota no contará en procesos de acceso universitario o becas. Se estudiará la asignatura de Valores Cívicos en las etapas de Primaria y Secundaria, con especial atención al respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia y a la igualdad.

 

Repetir curso

Los alumnos podrán pasar de curso cuando el equipo docente lo considere, se apuesta por la evaluación conunta, y también con 1 ó 2 suspensos. Repetir curso será una opción excepcional y el alumno sólo podrá hacerlo dos veces máximo en Primaria y ESO.

 

ESO y Bachillerato

Los alumnos recibirán al concluir la Educación Secundaria Obligatoria una certificación oficial con los años cursados y el nivel de las competencias. El Bachillerato se podrá hacer en tres años. Como ocurre con el paso de curso, se contempla la posibilidad de que el equipo docente de cada centro decida la obtención del título por el alumno que haya superado las materias salvo una.

 

Escuela rural

Se garantiza un puesto gratuito en Primaria en el propio municipio del alumno que, en el caso de trasladarse a la zona escolar más próxima, será minimizando el desplazamiento.

 

El texto también incluye otros cambios como el aumento de plazas públicas en la educación de 0 a 3 años; la oferta "suficiente" de plazas públicas; la inclusión de una cuarta modalidad de bachillerato más general; o la derivación de alumnos de centros de Educación Especial a centros ordinarios en el plazo de 10 años.