'No mas mierda' denuncia el estado de abandono de unos caballos en parcelas de Fuentepelayo

EP

Sostienen que las fincas no reúnen las condiciones "básicas" para la estancia de los animales.

La Plataforma Ciudadana No Más Mierda ha alertado de la falta de cuidado de varios grupos de caballos instalados en cinco parcelas del entorno de Fuentepelayo (Segovia), al tiempo que sostiene que las fincas no reúnen las condiciones "básicas" para la estancia de los animales.

 

En ese sentido, aseguran que los suelos están "embarrados" y a ello se une que el alimento es "de ínfima calidad y escasea", lo que obliga a los equinos a comerse sus propias heces, agregan. No Más Mierda prepara denuncias ante el Seprona de la Guardia Civil y ante la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, según ha informado en un comunicado.

 

La plataforma ha recordado que España, como miembro de la Unión Europea, estableció en la Ley 32/2007, relativa al cuidado de los animales en su explotación, la obligación de cumplir la normativa de bienestar animal y citan el artículo 55 del Reglamento (CE) 882/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre piensos, alimentos, salud y bienestar animal.

 

Igualmente, incide en que las obligaciones que son exigibles para los responsables de los animales se prevén en el Reglamento (CE) 1/2005 del Consejo Europeo y se concretan en las normas básicas españolas del Decreto 348/2000, de 10 de marzo, por el que se incorpora la Directiva 98/58/CE, relativa a la protección de los animales en las explotaciones ganaderas.

 

No Más Mierda entiende como "muy probable" que las parcelas donde están estos caballos no tengan el correspondiente Registro de Explotación Ganadera, CEA, ya que no son parcelas del propietario de los caballos, Juan Francisco Cárdaba, gestor de la planta de compostaje de Fuentepelayo.

 

Por eso, añade que los propietarios de esas fincas "quizá" no sepan el uso que se les da. De hecho, algunas pertenecen a entidades financieras cuya actividad principal no es la agrícola y ganadera, como apuntan desde No Más Mierda.