Navas de Riofrío obliga a que las instalaciones en suelo rústico restituyan el entorno tras su vida útil

Foto: Ayto. Navas de Riofrío

La tramitación de la norma ha durado entorno a dos años y medio y según el Consistorio, es "pionera en Castilla y León y cuenta con muchos más beneficios que inconvenientes".

El Ayuntamiento de Navas de Riofrío (Segovia) ha aprobado recientemente una Modificación Puntual de sus Normas Subsidiarias por la que todas las construcciones e instalaciones que se ejecuten en suelo rústico protegido deben ser obligatoriamente desmontables y programar su ciclo de vida, esto es, planificar toda la vida de la edificación y también su futuro desmontaje y la restitución del entorno a su estado original.

 

Se trata de un nuevo paradigma en la construcción en suelo rústico, con vistas a facilitar que una vez las construcciones dejen de estar en funcionamiento, sea mucho más fácil recuperar el medio natural en el que se implantan y restaurarlo en idénticas condiciones a las originales, además de permitir que el ganadero o agricultor recupere parte de la inversión, al poder vender la edificación desvinculada de la parcela en la que se sitúa.

 

Navas de Riofrío se encuentra en un "entorno privilegiado", que aglutina en su término municipal una prolija lista de protecciones medioambientales: Red Natura 2000, Zonas LIC, Zonas ZEPA, Áreas de Singular Valor Ecológico, Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama, Parque Nacional de Cumbres de Guadarrama y Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica.

 

La tramitación de la norma ha durado entorno a dos años y medio y según el Consistorio, es "pionera en Castilla y León y cuenta con muchos más beneficios que inconvenientes".

 

A pesar de que el modelo constructivo instaurado en el país se asienta en la concepción tradicional de la construcción como elemento perdurable en el tiempo, este modelo abre la puerta a otros sistemas más flexibles como el alquiler.

 

Mediante este sistema se garantiza la utilidad pública de las instalaciones durante el tiempo que se encuentren en uso, dando una alternativa al modelo actual, en el que el eventual fracaso o caída en
desuso de las explotaciones agropecuarias, condiciona el futuro de edificaciones que con frecuencia quedan abandonadas en medio de parajes de gran protección.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: