height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Mikel Landa se impone en el Picón Blanco y deja prácticamente sentenciada la Vuelta a Burgos

Foto: VUELTA A BURGOS (DIPUTACIÓN)

El vitoriano aumenta su ventaja hasta los 27 segundos. Exhibición del equipo Sky en una etapa inédita con final en el puerto de Espinosa de los Monteros. 

Espectacular subida al Picón Blanco de Espinosa de los Monteros en lo que ha sido la tercera etapa de la Vuelta a Burgos y en la que el corredor vitoriano del Sky, Mikel Landa, ha demostrado su gran estado de forma al imponerse con 9 segundos de ventaja con respecto a David De la Cruz, único capaz de mantener el ritmo en la ascensión. 

 

Muy pronto han empezado los ataques en una etapa que ha partido del complejo kárstico de Ojo Guareña. Cuando tan solo llevaban recorridos 6 kilómetros  Godon, Suaza, Hansen, Grellier, Rensburg, Ferrari, Budding, Serry, Cubero y Smukulis lograron diferencias superiores a los dos minutos. 

 

El tiempo con el pelotón fue ampliándose hasta los 3 minutos. Sin embargo, una vez que los escapados pasaron el puerto de las Mazorras, el conjunto del líder, el Sky, comenzó a tirar del grupo y a controlar a su antojo la carrera. Por su parte, la fuga fue perdiendo efectivos y apenas cinco corredores quedaron en la cabeza de carrera. 

 

Antes de la gran subida, Smukulis tuvo sus kilómetros de gloria dejando por detrás al grupo de escapados, que se fue desintegrándose a medida que se acercaba la llegada a Espinosa de los Monteros. El letón terminó cediendo ante la exhibición del Sky en el inicio de la ascensión al Picón Blanco. 

 

A partir de ese momento, la carrera se fue partiendo gradualmente, a medida que las rampas se hacían más y más intensas. El ritmo impuesto por Gianni Moscon, fiel escudero de Mikel Landa en la ascensión, fue acabando con hombres que podrían optar a la victoria como Daniel Moreno o Sergio Pardilla y solo otros cuatro corredores aguantaron el ritmo: Enric Mas, Jaime Rosón, Miguel Ángel López y David De la Cruz. 

 

Sería este último el que, una vez que Moscon dejó solo a Landa, se atrevería a probar al vitoriano en los últimos kilómetros de subida. La carrera se volvió entonces un mano a mano entre los dos corredores y todo parecía indicar que se resolvería en los últimos metros. Y así fue. De la Cruz lo probó a falta de 300 para meta, pero en ese momento el del Sky demostró estar mejor de piernas y contestó con un esprint espectacular, llegando a meta con 9 segundos de ventaja. 

 

De esta manera, Mikel Landa amplia su ventaja en la Clasificación General hasta los 27 segundos con respecto a su inmediato perseguidor, que tras la etapa de hoy es David De la Cruz. Una distancia que parecería salvable en las Lagunas de Neila sino fuera por el estado de forma mostrado por el vitoriano que hace pensar que tampoco tendrá rival en la última jornada de Vuelta a Burgos. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: