Mieloma múltiple: "La supervivencia desde el inicio del tratamiento ha variado de 7 meses a más de 5 años"

La doctora, María Victoria Mateos, en el IBSAL (Foto: F. Oliva)

La finalidad del tratamiento es siempre destruir las células tumorales y frenar la evolución de la enfermedad, contribuyendo a mejorar los síntomas.

El mieloma múltiple afecta a la médula ósea, donde se produce un crecimiento anormal de células plasmáticas, aunque existen variaciones clínicas con localizaciones tumorales fuera de la médula ósea, de ahí el nombre de múltiple.

 

Con una incidencia de entre 3-5 casos por cada 100.000 habitantes al año, entra dentro de las denominadas como enfermedades raras. Suele afectar predominantemente a personas de edad avanzada, siendo la media de edad 65 años. Solo el 15% y el 2% de los pacientes tienen menos de 50 años y 40 años, respectivamente.

 

El principal síntoma son los dolores óseos, que presentan el 75% de los pacientes. Pueden aparecer en cualquier localización, pero los más frecuentes son los que se inician en la columna vertebral y en las costillas.

 

Otras posibles manifestaciones del mieloma múltiple son consecuencia de la falta de glóbulos rojos (cansancio, debilidad, palpitaciones, mareos) o de la alteración del normal funcionamiento de las plaquetas (fácil aparición de hematomas, sangrado de nariz o encías).

 

Además, pueden existir pérdida de peso, infecciones frecuentes, fracturas óseas sin una causa evidente, alteración de la función del riñón y, en ocasiones, la aparición de verdaderos tumores de células plasmáticas (plasmocitomas).

 

"El pronóstico de los pacientes con mieloma múltiple varía en función de la edad, del estadio en la detección de la enfermedad, del estado general del paciente, de la presencia de determinadas alteraciones citogenéticas, de si presentan insuficiencia renal grave y, sobre todo, de si responden al tratamiento. La supervivencia global ha variado mucho desde el inicio del tratamiento, pasando de un promedio de unos 7 meses a conseguir hablar de supervivencia de más de 5 años", explica la Dra. María-Victoria Mateos, directora de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca.

 

Según la especialista, los nuevos fármacos y las nuevas combinaciones, además de un mejor conocimiento sobre la biología de la enfermedad, están haciendo mejorar el pronóstico de los pacientes con mieloma múltiple.

 

"El objetivo principal es que los pacientes vivan el mayor tiempo posible con la mejor calidad de vida, sin descartar la posibilidad de la curación, aunque se necesita todavía más investigación y que los ensayos clínicos en marcha tengan un seguimiento más largo", detalla la Mateos.

 

La finalidad del tratamiento es siempre destruir las células tumorales y frenar la evolución de la enfermedad, contribuyendo a mejorar los síntomas.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: