"Me han matado a mi hijo", palabras de una mujer tras morir el joven de 31 años de un tiro en la cabeza

Los hechos han tenido lugar a las 18.30 y los sanitarios del Samur-Protección Civil que se han desplazado a la zona han tratado de reanimarle durante 30 minutos, pero solo han podido confirmar el fallecimiento, según ha explicado un portavoz de Emergencias Madrid.

Testigos y vecinos de Chamberí han asegurado que dos personas fueron los autores del disparo en la cabeza que ha provocado la muerte de un hombre de 31 años en la calle Fernando El Católico delante de dos familiares y inmediatamente emprendieron la huida en un automóvil.

 

Según ha informado a Europa Press fuentes de Jefatura Superior de Policía, varios individuos de los que se desconoce su identidad han abordado a la víctima cuando se encontraba con unos familiares y le han disparado para después huir del lugar.

 

Los hechos han tenido lugar a las 18.30 y los sanitarios del Samur-Protección Civil que se han desplazado a la zona han tratado de reanimarle durante 30 minutos, pero solo han podido confirmar el fallecimiento, según ha explicado un portavoz de Emergencias Madrid.

 

También se ha tenido que asistir por parte del Samur a dos familiares por lesiones leves que estaban presentes cuando se ha producido el tiroteo. Psicólogos de este servicio les han asistido por sendas crisis de ansiedad.

 

Algunos de los vecinos han asegurado a Europa Press que se han escuchado dos detonaciones de un arma de fuego y, tras los disparos, dos personas han salido corriendo hacia un coche al instante, mientras que la gente se ha puesto a correr en busca de refugio. Además, en la zona se encuentra un gran despliegue policial, con efectivos de Policía Nacional y Municipal.

 

"ME HAN MATADO A MI HIJO"

 

Un camarero de un restaurante situado en la calle Magallanes a la entrada de Fernando el Católico, ha declarado a Europa Press que ha escuchado "dos disparos" y "ha visto como dos hombres corrían hacia un coche". Después, se ha escuchado a una mujer gritar: "Me han matado a mi hijo, ay mi hijo".

 

Dos chicas en la terraza de este restaurante han coincidido con la versión del camarero, que han escuchado también dos disparos y han visto correr a la gente por toda la calle, con los gritos de fondo de la mujer.

 

Por allí, paseaba un trabajador del Rocodromo Salamandra que también ha aseverado ver a dos mujeres, una joven, con una brecha en la cabeza y otra mayor. También, un portero de los portales de la zona ha señalado a Europa Press que el fallecido era de etnia gitana.

Noticias relacionadas