McLaren recupera su histórico color papaya buscando inspiración para el MCL33

Nuevo McLaren

La nueva era del equipo McLaren ha arrancado con la presentación del MCL33, su nuevo monoplaza que cambio tanto por dentro, con la unidad de potencia Renault que reemplaza a Honda, como por fuera, con la recuperación del histórico color naranja papaya.

El Circuito de Navarra, situado junto a la localidad de Los Arcos, fue el escenario escogido por el equipo de Fernando Alonso para presentar su nuevo coche de una forma bastante modesta, lejos de la pompa de temporada anteriores, quizá en una muestra de obligada humildad tras los pésimos resultados de las últimas temporadas.

 

Fue el director de carreras de McLaren, Eric Boullier, quien más se manifestó en esta línea de prudencia. "El coche tiene buena pinta, pero hasta que no disputemos la primera carrera en Melbourne nunca se sabe", recordó, añadiendo que este invierno han "trabajado duro intentando mejorar cada pequeño detalle del coche para que sea más fiable y más rápido", según dijo en declaraciones a 'Sky Sports'.

 

"Nuestros rivales son muy fuertes y nuestra intención es pelear con ellos en las posiciones delanteras. En este deporte nunca puedes estar confiado porque puede pasar cualquier cosa", avisó el francés, esperanzado al mismo tiempo porque cuentan con "un coche sólido" y "dos pilotos excelentes que marcarán la diferencia" como Alonso y Stoffel Vandoorne.

 

El nuevo color naranja del MCL33 ya fue recientemente empleado por McLaren en las competiciones de Indy 500, cuya última edición disputó el piloto asturiano, y en las CanAm series. En 1968, cuando los equipos pintaban sus coches con colores nacionales como el verde del equipo británico, el azul del francés o el rojo del italiano, Bruce McLaren se decantó por el papaya para el equipo que llevaba su nombre.

 

Además, el nuevo coche tiene como color secundario un azul oscuro y brillante que aparece en varias partes del coche, entre las que destacan el alero trasero y el dorsal del piloto que conduce el monoplaza, el '14' de Alonso y el '2' de Vandoorne

 

El director ejecutivo de McLaren Technology Group, Zak Brown, no ocultó que están "muy ilusionados con el nuevo año". "Toda la gente de nuestro equipo ha hecho un trabajo increíble y los pilotos también están entusiasmados. Ahora toca disfrutarlo sobe el asfalto. El color papaya es nuestra historia desde Bruce McLaren. Avanzamos fieramente hacia adelante, como ha dicho nuestro departamento de marketing", resumió con un sonrisa.

 

En cualquier caso, el estadounidense subrayó que en el Gran Premio de Australia, primera cita del Mundial que se disputará el 25 de marzo, recibirán "una buena indicación" de sus posibilidades esta temporada. "Nos gustaría estar en el podio, es el objetivo por el que peleamos todos en el equipo, pero será difícil contra otros grandes equipos", advirtió.

 

Tanto Alonso, al que le espera un año muy movido compaginando la F1 con el Mundial de Resistencia, como McLaren tienen muchas esperanzas puestas en este MCL33 para acabar con sus respectivas sequías. El ovetense no gana una carrera desde el GP España 2013, mientras que la mala racha de su equipo es incluso anterior. Desde el GP Brasil 2012 que ganó Jenson Button no canta un triunfo McLaren, el segundo equipo más laureado de la historia solo por detrás de Ferrari.

Noticias relacionadas