Cyl dots mini

Lírica y clásicos populares a la luz de 40.000 velas para deleitar en Pedraza a 15.000 personas

La localidad de Pedraza de la Sierra

Lírica a cargo de tres tenores, clásicos populares interpretados por la Orquesta de Cámara de Florencia y una villa medieval entera iluminada únicamente con la luz de 40.000 candelas son los ingredientes de los XXIV Conciertos de las Velas de Pedraza de la Sierra.

Los espectáculos se desarrollarán los días 4 y 11 de julio a partir de las 22.00 horas en la explanada del Castillo, un escenario donde el año pasado ya se trasladaron los conciertos para dejar despejada la Plaza Mayor.

 

El presidente de la Fundación Villa de Pedraza, Francisco Javier Acebo, como responsable de la entidad organizadora, explicó en la presentación de los conciertos que serán dos noches "repletas de ilusión y mágicas sensaciones", con dos sesiones de "gran calidad y atractivo" con las que se espera colmar las expectativas del público.

 

Para la primera de ellas, después de varios años sin recurrir a ella, se ha programado una "espectacular" función lírica. Se oirán las voces de Gaston Rivero, Israel Lozano y Andrés Veramendi, tres tenores que han actuado con prestigiosos artistas como Plácido Domingo, Juan Diego Flóres o Ainhoa Arteta y en teatros como las óperas de Los Ángeles, Montecarlo y Budapest o Carnegie Hall de Nueva York.

 

La joven Barbieri Symphony Orchestra, una de las más "vitales y brillantes formaciones en España", según Acebo, les acompañará dirigida por Oliver Díaz, director titular de la Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón. Interpretarán piezas muy conocidas por el público, entre ellas la Obertura del Barbero de Sevilla, fragmentos de la obra 'Carmen' de Bizet, 'O sole mio' o 'Nessun Dorma' de la ópera Turandot de Puccini.

 

El presidente de la Fundación ha trasladado el "entusiasmo" de la organización por este primer concierto pues, además de ser una novedad, confía en que sirva de revulsivo para la ópera, "un género que representa actitudes de la vida de los siglos pasados". "Nos reconforta poder recuperar todas estas cosas y llevarlas a Pedraza", ha expresado en declaraciones recogidas por Europa Press.

 

El día 11 intervendrá la Orquesta de Cámara de Florencia con un programa popular que arrancará con la 'Pequeña serenata nocturna' de Mozart, continuará con 'La Música Nocturna de las Calles de Madrid' de Boccherini y culminará con 'Las Cuatro Estaciones' de Vivaldi. Como solistas actuarán Marco Lorenzini, compositor y primer violín del Ensemble Michelangelo, y la violinista ítalo-alemana Margherita Marseglia, cocertino-directora del II Concerto Accademico de Florencia desde el año 2000.

 

La agrupación musical, fundada en 1981 y dirigida en la actualidad por Giuseppe Lanzetta, cuenta con el reconocimiento unánime de la crítica internacional. Ha ofrecido más de mil conciertos, muchos de ellos transmitidos por la Radiotelevisión pública de Italia (RAI) en cadenas internacionales.

 

Acebo ha augurado el éxito de la nueva edición, principalmente a la vista de la marcha de la venta de entradas. A menos de un mes de los conciertos, ya se ha cubierto la mitad de las previsiones. Y ello, según ha precisado, pese al alto coste de los pases -- oscilan entre los 49 y los 79 euros--, con los que se debe asumir la producción, el caché y el coste de las velas.

 

En total, la Fundación cuenta para ambos espectáculos con un presupuesto de 175.000 euros, alrededor de 93.000 de los cuales están destinados al primer concierto y unos 77.0000, al segundo. La previsión es obtener unos beneficios de entre 20.000 y 22.000 euros.

 

La recaudación, como es habitual, irá dirigida a la restauración de la antigua iglesia de Santo Domingo y casas aledañas como centro cultural y económico de la villa. Este año, si los resultados son "razonables", se destinará específicamente a construir una entreplanta en las casas, así como a la fachada del edificio, adquirido en ruinas hace 20 años por la Fundación. Además, se espera obtener apoyo económico adicional para concluir el auditorio, que ya está saneado, decorado e iluminado, para celebrar exposiciones y otras actividades. El año pasado, la Fundación invirtió en este proyecto 109.000 euros.