Óleos de Carmen García y Javier Álvarez en una exposición benéfica a favor de Manos Unidas Segovia

ARCHIVO EUROPA PRESS

El objetivo no es sólo dar a conocer los trabajos más recientes de García y Álvarez, sino también recaudar fondos a favor de Manos Unidas de Segovia.

Óleos de Carmen García y Javier Álvarez podrán verse entre este lunes, 12 de septiembre, y el día 30 del mismo mes en una exposición benéfica a favor de Manos Unidas Segovia, según han informado los organizadores a través de un comunicado.

 

La muestra permanecerá instalada en el Centro Social Corpus de la Fundación Caja Segovia y será la primera de las que albergue esta instalación durante el otoño. De acuerdo con las mismas fuentes, el objetivo no es sólo dar a conocer los trabajos más recientes de García y Álvarez, sino también recaudar fondos a favor de Manos Unidas de Segovia.

 

La muestra se podrá visitar del 12 al 30 de septiembre en el Centro Social Corpus (calle Juan Bravo, 2), de lunes a viernes de 10.00 a 13.00 horas, así como las tardes de los martes, miércoles y jueves, de 17.00 a 19.00 horas. Los fondos recaudados con la venta de estas obras irán destinados a la citada ONG.

 

Carmen García se inició en el dibujo desde muy pequeña y continuó su formación en el instituto, en la Escuela de Magisterio y en el antiguo caserón de Bellas Artes, hasta llegar a la Casa de los Picos, donde coincidió con Javier Álvarez.

 

Después de aprender la base del dibujo y de familiarizarse con distintas técnicas, encontró su propio estilo con el óleo y la espátula, medios que aplica fundamentalmente al paisaje. Su pintura puede definirse como realista e impresionista, a la vez. Ha realizado exposiciones en el antiguo Galerías Preciados y en el Corte Inglés de Alicante.

 

Por su parte, Javier Álvarez también sintió tempranamente la vocación de la pintura, refrendada por su primer premio escolar a los ocho años. No obstante, su formación profesional como pintor comenzó en la Casa de los Picos, lugar donde coincidió con Carmen García.

 

Tras unos años de experimentación autodidacta, volvió a recibir clases de pintura, esta vez del pintor Amadeo Olmos, de quien aprendió la técnica del pastel, con la que realiza su primera exposición en 2009, 'Sobre todo pastel'.

 

Aquella experiencia lo marcaría durante doce años, en los que se entregaría a este procedimiento técnico, para posteriormente embarcarse en el perfeccionamiento del óleo.