Las siestas largas o pasarse en las horas de sueño no es bueno para la salud cerebrovascular

Siesta

Según un estudio publicado en la edición en línea de 'Neurology', la revista médica del Academia de Neurología de Estados Unidos, excederse en las horas de sueño provoca mayor riesgo de accidente cerebrovascular. 

Las personas que se echan siestas largas durante el día o duermen nueve o más horas por la noche pueden tener un mayor riesgo de accidente cerebrovascular. Las personas que tomaron una siesta habitualmente que duraba más de 90 minutos tenían un 25 por ciento más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral más tarde que las personas que tomaron una siesta habitual de uno a 30 minutos.    

 

En cambios, las personas que no tomaron siestas o fueron de 31 minutos a una hora no tenían más probabilidades de sufrir un derrame cerebral que las personas que tomaron siestas que duraron de uno a 30 minutos. "Se necesita más investigación para comprender por qué echarse largas siestas y dormir más horas por la noche puede estar relacionado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, pero estudios anteriores han demostrado que las siestas y domir mucho provocan cambios desfavorables en los niveles de colesterol y un aumento de las circunferencias de la cintura, tanto de los cuales son factores de riesgo de accidente cerebrovascular", señala el autor del estudio Xiaomin Zhang, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong en Wuhan (China).    

 

"Además, la siesta y el sueño prolongados pueden sugerir un estilo de vida inactivo general, que también está relacionado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular", añade.    

 

En el estudio participaron 31.750 personas de China con una edad promedio de 62 años que no tenían antecedentes de accidente cerebrovascular u otros problemas de salud importantes al comienzo del estudio. Fueron seguidos durante un promedio de seis años. Durante ese tiempo, hubo 1.557 casos de accidente cerebrovascular. Se les hicieron preguntas sobre sus hábitos de sueño y siestas. La siesta del mediodía es común en China, recuerda Zhang. El ocho por ciento de los participantes tomó siestas que duraron más de 90 minutos. Y el 24 por ciento dijo que dormían nueve o más horas por noche.

 

El estudio encontró que las personas que duermen nueve o más horas por noche tienen un 23 por ciento más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral que las personas que duermen de siete a menos de ocho horas por noche.    

 

Al mismo tiempo, las personas que duermen menos de siete horas por noche o entre ocho y menos de nueve horas por noche no tenían más probabilidades de sufrir un derrame cerebral que aquellas que dormían de siete a menos de ocho horas por noche.    

 

Los resultados se ajustaron por otros factores que podrían afectar el riesgo de accidente cerebrovascular. Estos incluyen presión arterial alta, diabetes y fumar.  Las personas con largas siestas y que dormían mucho tenían un 85 por ciento más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral que las personas que dormían y tomaban la siesta moderadamente.    

 

Los investigadores también preguntaron a las personas si dormían bien. Las personas que dijeron que su calidad de sueño era pobre tenían un 29 por ciento más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral más tarde que las personas que dijeron que su calidad de sueño era buena.    

 

De las siestas largas, el 1 por ciento de los casos años más tarde tuvo un accidente cerebrovascular, en comparación con el 0,7 por ciento de los casos por personas con siestas moderadas. Los números fueron los mismos para los que duermen de forma prolongada y moderada, con un 1 por ciento de los casos en comparación con el 0,7 por ciento de los casos de personas que sufrieron un derrame cerebral.    

 

"Estos resultados resaltan la importancia de la siesta moderada y la duración del sueño y el mantenimiento de una buena calidad del sueño, especialmente en adultos de mediana edad y mayores", advierte Zhang, quien admite que el estudio no prueba causa y efecto entre la siesta larga y el sueño y el accidente cerebrovascular sino que muestra una asociación.