height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Las ayudas al alquiler llegan a 11.160 personas en Castilla y León y atienden todas las solicitudes

Foto: JCyL

En total se han destinado 14,6 millones, un 44,65% más, y el importe medio sube hasta 1.315 euros.

Las ayudas de la Junta de Castilla y León para el alquiler de 2017 llegarán a 11.160 beneficiarios, de manera que por segundo año se llega al total de los solicitantes con derecho, lo que supone un 36,55 por ciento más que el año anterior.

 

En total se han destinado a las ayudas 14,6 millones de euros, lo que supone un 44,65 por ciento más (10,1 millones en 2016), y el importe medio de cada ayuda se ha incrementado de los 1.228 euros en 2016 a los 1.315 en 2017.

 

Así lo ha afirmado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha realizado el balance de las ayudas junto a representantes del Diálogo Social, concretamente de la patronal Cecale y los sindicatos UGT y CCOO.

 

En concreto, ya se ha abonado la ayuda a 9.215 personas a las que se les concedió inicialmente, aunque una posterior repesca permitirá llegar a otras 1.945, un total de 11.160 beneficiarios, que se corresponden con el total de las personas solicitantes que cumplen los requisitos, de un total de 18.305 peticiones.

 

Las 1.945 personas que entran en la repesca, cuya relación se publicará este miércoles en el Boletín Oficial de Castilla y León, recibirán el pago en las próximas dos o tres semanas, ha asegurado el consejero, quien ha destacado el hecho de que por segundo año consecutivo se alcance el total de solicitudes de personas que tenían derecho a las ayudas.

 

El incremento medio del número de ayudas es de un 36,55 por ciento, aunque el consejero ha destacado por ejemplo el aumento registrado en Segovia, donde suben un 57 por ciento, seguida de Ávila (41 por ciento) y Zamora (38 por ciento), que son las que se incrementan por encima de la media.

 

AUMENTO DEL IMPORTE

 

También el importe medio, que ha subido de media un 44,65 por ciento, se incrementan en el caso de Segovia en un 68 por ciento y por encima de la media en Ávila (56 por ciento), Zamora (54 por ciento), Soria (53 por ciento) y Salamanca (un 46 por ciento).

 

Además, Suárez-Quiñones ha incidido en la mejora del tiempo de resolución de las ayudas, ya que en 2016 se abonó la cuantía de quienes la obtuvieron en primera instancia entre febrero y marzo y en esta ocasión se ha pagado a principios de febrero y esperan que la próxima semana se haga efectivo el resto y eso tras revisar más de 100.000 documentos "en tiempo récord".

 

El titular de Fomento y Medio Ambiente ha destacado de dónde se partía y a dónde se ha llegado, ya que en 2015 la convocatoria contó con 2,97 millones y ahora se ha llegado a 14,6, de forma que se partía de que el 84,58 por ciento de las personas se quedaba fuera puesto que de 14673 solicitudes sólo se concedió a 2.262 (el 14,41 por ciento) debido a los fondos presupuestados para ello. Sin embargo en los dos últimos años se ha llegado al "cien por cien", ha insistido.

 

Así, considera que es un "éxito" de la política social en materia de vivienda, algo que ha recordado que se ha trabajado en el marco del Diálogo Social.

 

A este respecto, Pedro García Díaz, de Cecale, ha destacado que se pueda llegar a gente "necesitada" mediante unas ayudas que se sabe a qué se destinan y no se "enmascara" su uso, de manera que la finalidad es aquella a la que se han comprometido, con lo que considera que la gente puede estar "más tranquila" para atender sus obligaciones.

 

Por su parte, tanto Inmaculada de Pablo, de CCOO, ha recordado que esta línea de ayudas es en la que más han insistido en los últimos años en el marco del Diálogo Social, sin descartar otras que en el mismo se recogen y cree que de alguna manera se han logrado los objetivos y un incremento cuantioso de la ayudas, que sirven para ayudar a minimizar el coste del alquiler, por lo que ha abogado por su continuidad.

 

En la misma línea, Azucena Pérez, de UGT, ha expresado la satisfacción por que se llegue al total de los beneficiarios que cumplen con los requisitos por segundo año, tras lo que ha incidido en que aún hay mucha necesidad, empleo precario y salarios bajos.

 

RETRASO DE LA PRÓXIMA CONVOCATORIA

 

El consejero ha adelantado que en parte se puede retrasar la convocatoria de la próxima convocatoria de ayudas, ya que el Plan de Vivienda se ha aprobado en febrero, en marzo se ha conocido la asignación para las comunidades (en total el Plan contempla 77 millones para Castilla y León y la Junta aportará algo más de 24) y se está a la espera de firmar el convenio con el Ministerio.

 

Así, se parte de cierto retraso pero Suárez-Quiñones espera que con el esfuerzo administrativo se pueda recuperar este tiempo y la respuesta pueda ser similar a la de este 2017, aunque también ha recordado que en mayo habrá una nueva reunión del Consejo del Diálogo Social para avanzar en esta materia y aún está pendiente de publicación.

 

El consejero ha aclarado que esperan que la firma del convenio con el Ministerio permita que aproximadamente se publique la convocatoria en junio, cuando el año pasado se hizo en 2017 y otros años incluso un mes antes.

 

Aún así, espera que se pueda trabajar para ser más eficaces en la gestión a pesar del incremento de la documentación e intentar así recuperar el mes de diferencia que pueda haber.

 

Por otro lado, el consejero ha dejado para la reunión del Consejo del Diálogo Social las novedades que pueda haber en la próxima convocatoria, aunque sí ha adelantado que aunque es voluntario para las comunidades autónomos llegar al 50 por ciento de aportación para los jóvenes (hasta los 35 años), la Junta va a asumir este compromiso.