La Universidad de Salamanca recoge la Medalla de Oro en las Cortes de Castilla y León para celebrar sus 800 años

Ricardo Rivero, felicitado en las Cortes de Castilla y León tras recibir la Medalla de Oro. SERGIO SANZ

El rector de la institución, Ricardo Rivero, recibió este preciado galardón, que "honra y agradece a quienes han atribuido a enaltecer esta tierra", de la mano de la presidenta Silvia Clemente.

Este 2018 es especial para las Cortes de Castilla y León y para la Universidad de Salamanca. La primera institución celebra el 35 aniversario del Estatuto de Autonomía de la comunidad, mientras que la segunda cumple 800 años. Ambas se unieron en la mañana de este lunes en Valladolid para festejarlo.

 

Así, la Universidad de Salamanca recibió la Medalla de Oro de las Cortes de la mano de su presidenta, Silvia Clemente, quien aseguró que este reconocimiento "honra y agradece a quienes han atribuido a enaltecer esta tierra". Ese el el caso de la institución charra, que cuenta con "un presitigo internacional, una historia, unos personajes ilustres" y, además, "dinamiza" con su ciudad.

 

Clemente afirmó que sus 800 años "acreditan" todo el trabajo realizado en ese tiempo. Resaltó su "capacidad de adaptación a los diferentes tiempos históricos por los que ha pasado" y su "contribución al pensamiento humanista", siendo "foco de conocimiento" en diversas disciplinas.

 

La presidenta hizo hincapié en que la Usal es un punto importante para enseñar castellano. "En 1929 llegaron los primeros once estudiantes de varios países y continentes", recordó. Por todo ello, la consideró como "parte de la historia de Castilla y León a partir de valores universales, como la lengua y la cultura".

 

Por su parte, Rivero dedicó la Medalla a "quienes investigan cada día, a los profesores que forman en las aulas, a los estudiantes" y, en definitiva, a todos los partícipes de este galardón. La fundación de la Universidad de Salamanca se produjo en el 1218 de la mano de Alfonso IX de León, cuando creó las ‘Scholas Salamanticae’. Más tarde adquirió un papel clave en el desarrollo de los estudios universitarios y del avance científico, convirtiéndose en una de las primeras universidades europeas.

 

En 1255, el Papa Alejandro IV la concedió la validez universal de sus estudios ('licentia ubique docendi'), lo que la colocó como uno de los referentes de la enseñanza en Europa. Un reconocimiento que el papado solo otorgó durante el siglo XIII a otras cuatro universidades: París (1246), Bolonia (1253), Oxford (1254) y Montpellier (1289).

 

Y es que, en palabras del ahora rector del centro, la Universidad de Salamanca ha tenido repercusión en toda Castilla y León. "En Cebreros, en Ávila, por Adolfo Suárez; en León, por Gloria Begué, en Palencia, por Ramón Carande; en Valladolid, por Miguel Delibes; en Segovia, por Juan Arias Dávila; en Soria, por Pedro de Osma; en Zamora, por Claudio Rodríguez; y en Burgos, por Francisco de Vitoria", explicó.

 

Aseguró que la Usal siempre ha estado siempre "con Castilla y León" y destacó los "35 años de paz" y los "avances económicos y sociales" desde la creación del Estatuto de Autonomía. En ese sentido, también puso en valor "la libertad y la democracia" del centro universitario, cuya "mejor versión" va ligada a esos dos términos.

Noticias relacionadas