La torre de la Catedral abre sus puertas para los segovianos 400 años después de sufrir un incendio

La actual torre de la Catedral de Segovia mide unos cuantos metros menos que la original

El Cabildo de la Catedral de Segovia abrirá a los visitantes la torre del templo, de unos 90 metros de altura en la actualidad, cuatro siglos después de que un incendio la arrasara.

Con esta apertura pretende acercar a segovianos y turistas el valor histórico y patrimonial de esta construcción, reconocida como la torre más alta de España hasta su destrucción, el 18 de  septiembre de 1614.

 

La edificación pertenece al primer periodo constructivo. Fueron necesarios 38 años para levantarla --desde 1530 a 1568--. Las primeras trazas fueron dadas por el maestro de obras Juan Gil de Hontañón, pero fueron su hijo Rodrigo y el aparejador García de Cubillas quienes dieron la traza definitiva tras el fallecimiento de este en 1526.

 

La torre alcanzaba los 108 metros, lo que le hacía la más alta del país, y estaba rematada con un chapitel de unos 25 metros, que realzaban el carácter arquitectónico de la Seo y reforzaba el espíritu goticista de Rodrigo Gil de Hontañón.

 

El Cabildo catedralicio señala en un comunicado que en cada golpe de cincel de los canteros se materializó el esfuerzo del pueblo segoviano que había entregado limosna, trabajo y fervor para su construcción.

 

Fue un jueves de septiembre de 1614 cuando, durante una tormenta eléctrica, un rayo cayó en el chapitel y se inició un fuego que afectó tanto a la torre como a la Capilla Mayor. Segovia estaba inmersa entonces en un ambiente festivo ante la llegada a la ciudad del Rey Felipe III y los caballeros de la ciudad habían organizado corrida de toros y juego de cañas, que finalmente fueron suspendidos.

 

El daño, estimado en unos 50.000 ducados, fue irreparable; sin embargo, toda la sociedad segoviana hizo un esfuerzo por devolver a la torre la majestuosidad y grandeza que la había caracterizado y, con las limosnas de las instituciones y el pueblo segoviano, la torre de la Catedral volvió a levantarse, aunque con unos cuantos metros menos de altura.

 

Su estructura fue sustituida por la actual diseñada por el arquitecto del barroco segoviano Pedro de Brizuela. El arquitecto respetó los cuatro botareles góticos sobre los que se apoyaba la estructura de madera. Este diseño fue ejecutado por Juan de Mugaguren y la obra quedó finalizada en tres años.

 

Ahora, y con motivo del cuarto centenario, el Cabildo de la Catedral quiere acercar el pasado a los ciudadanos mediante la apertura de la torre una vez acondicionada esta para acoger a los visitantes. Será próximamente cuando dará a conocer el programa de visitas, según han indicado fuentes de la Diócesis segoviana.