La Reina Letizia, dos en uno: sorprende con su maquillaje y su vestido del COP25 a los Mariano de Cavia

Reyes en los Premio Mariano de Cavia 2019

En ocasiones la agenda es complicada y el día a día más y si no, que se lo digan a una de nosotras que se levanta por la mañana y no sabe cuando va a llegar a casa... 

 Y o te vistes en plan cebolla, o en plan influencer, con muchos vestidos en el coche para cambiarte según al acto o evento que tengas. Pero evidentemente, no somos ni lo uno ni lo otro, y a lo sumo, llevas dos tipos de calzado para bajarte de los tacones si estás en danza todo el día o porque no te pegue según tus citas.

Hoy la Reina Letizia nos sirve de ejemplo, y no porque se haya bajado de los tacones, aunque sí que lo hacía el pasado mes de septiembre cuando acudía a presentación del proyecto #Femtástica de la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción y después acudía junto al rey Felipe VI a Arganda del Rey, para visitar los devastadores efectos de las inundaciones que acaecieron en la localidad.

Doña Letizia se quitaba sus Steve Madden negros de vinilo para ponerse unos mocasines y recorrer Arganda.

Este martes la Reina Letizia acudía a las instalaciones de Ifema donde se celebra la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) a las siete de la tarde y a las ocho y media tenía que asistir a los tradicionales Premios Mariano de Cavia donde necesitaba un look sofisticado.

Sin embargo, la Reina tenía que optar por un modelo más discreto durante su asistencia al panel sobre salud y cambio climático titulado 'Invertir en acciones climáticas para la salud: reducir las emisiones, limpiar nuestro aire, salvar vidas', que tenía lugar en Ifema. Y más si se trataba de hablar e incidir en los problemas de la contaminación ya que provocan la muerte de 7 millones de personas cada año, 600.000 de ellos niños y niñas.

La mujer de Felipe VI acudía con un abrigo abotonado en dos filas tipo militar en negro de la aguja de Carolina Herrera, donde la Reina no se desabrochó ni un botón. Era de esperar que debajo de su atuendo luciera un vestido con el que sorprendería junto a su marido en los Premios Mariano de Cavia.

Sin embargo, sí que sorprendía por sofisticado maquillaje, con unos ojos smoking eyes muy pronunciados y melena lisa con raya al lado.

Letizia entraba radiante a cuerpo gentil, sorteando las bajas temperaturas de la capital -mientras su marido lucía rigurosa etiqueta con smoking y abrigo incluido- con un vestido que dividirá a la opinión pública por ser de lo más original. La reina asturiana se ha decantado por un vestido negro midi, de corte lápiz, cerrado a la espalda, pero falso escote palabra de honor con flecos de mantón de manila y los pendientes del joyero real que tantas veces hemos visto lucir a la Reina Sofía.