La nueva depuradora de Segovia entra en funcionamiento con capacidad para una población de casi 150.000 habitantes

Asimismo, es capaz de generar biogás (metano) suficiente para cubrir un tercio de la energía que necesita para su funcionamiento.

La estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Segovia se ha puesto en marcha, después de unas obras de mejora y ampliación que han durado alrededor de tres años, con lo que cuenta con una capacidad de tratamiento para casi 150.000 habitantes.

 

Tanto la alcaldesa de la capital segoviana, Clara Luquero, como la directora general de la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), Aránzazu Vallejo, han subrayado que la infraestructura constituye "un avance cualitativo y cuantitativo".

 

La planta tiene una capacidad de tratamiento para una población de unos 150.000 habitantes y permite duplicar el volumen procesado respecto a la instalación anterior, de unos 20.000 metros cúbicos a unos 41.000, como ha destacado Vallejo. Asimismo, es capaz de generar biogás (metano) suficiente para cubrir un tercio de la energía que necesita para su funcionamiento.

 

El director de las obras de ampliación y mejora, Javier Romero de Córdoba, ha indicado que la estación "incorpora las últimas tecnologías de depuración y se sitúa a la altura de las que existen en las principales ciudades españolas, hasta un nivel de tratamiento secundario". No obstante, otras depuradoras de esas grandes ciudades cuentan con un nivel terciario, referido a la regeneración de las aguas.

 

Se trata de una infraestructura que tiene también capacidad para "multiplicar por cinco el caudal instantáneo", según Aránzazu Vallejo, quien ve en ello "un factor importante para los episodios de lluvia torrencial".

 

En los trabajos han intervenido más de un centenar de trabajadores, repartidos en distintos oficios, y han llegado a coincidir hasta setenta en el espacio, como ha confirmado Javier Romero de Córdoba durante la visita realizada este lunes a las instalaciones. A partir de ahora, alrededor de una quincena de personas se encargarán de la explotación, para cubrir "las 24 horas del día y los siete días de la semana".

 

El proyecto de ampliación y mejora ha supuesto un presupuesto de 21,6 millones de euros. Alrededor de las tres cuartas partes de esa cantidad las ha aportado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, apoyado por fondos europeos, mientras que el resto lo ha afrontado el Ayuntamiento de Segovia. La alcaldesa ha recordado que el Consistorio correrá también con los gastos de explotación y amortización, que van a suponer 1,8 millones de euros al año.

 

Por su parte, Aránzazu Vallejo ha hecho hincapié en el esfuerzo y "sacrificio" que ha supuesto el proyecto, recordando que quizá este tipo de actuaciones "no tengan tanta visibilidad entre la población como aquellas que se ejecutan en pleno entorno urbano".