La Junta responsabiliza a la dirección del instituto de Cuéllar del "malentendido" sobre el ciclo de FP básica

Foto: EUROPA PRESS

El director general de Formación Profesional (FP) y Régimen Especial de la Junta de Castilla y León, Agustín Sigüenza, ha apuntado hacia la dirección del IES Duque de Alburquerque, de Cuéllar (Segovia), como responsable del "malentendido" generado en torno a la posibilidad de que se implantase un nuevo ciclo de FP básica en ese centro.

 

Según su relato, esa oferta nunca ha sido autorizada y por tanto el centro no debería haber recepcionado las 14 solicitudes para unos estudios que "no han existido". De hecho, Sigüenza ha destacado que en ese instituto ya existe un ciclo de FP básica, "habitualmente" con pocos matriculados.

 

El director general ha argumentado que, en general, la oferta de FP de ese centro cuenta con poco alumnos y que la Junta ha autorizado todos los ciclos que tiene, a pesar de situarse por debajo de la ratio mínima. Como ejemplo, se ha referido a la existencia de un ciclo de grado superior con menos de cinco estudiantes. Por eso, ha agregado que la dirección del instituto debe "potenciar más" la FP.

 

Por otro lado, ha explicado que este año las direcciones provinciales de Educación han remitido alrededor de un centenar de propuestas para la puesta en marcha de nuevos ciclos, de las que solo se han autorizado 15, entre las cuales no aparecía el mencionado ciclo cuellarano, por lo que Sigüenza ha insistido en que, desde la dirección del centro, se ha consentido que 14 alumnos hayan solicitado algo que no existe.

 

Igualmente, ha relatado que la FP básica está contemplada en la normativa como una medida "excepcional" y que el alumno debe seguir en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) si tiene oportunidades de graduarse. Así, entre los 14 solicitantes, tres eran mayores de 17 años, por lo que deben esperar al final del proceso de matriculación para conocer si hay vacantes.

 

Entre los once restantes, uno ya había obtenido el título de ESO, mientras que otro abandonó el centro en abril, para marcharse a Rumanía, de donde era natural, y no ha regresado. De los otros nueve, cinco podían "hacer perfectamente" la FP básica ya autorizada en el centro y "ahí están". El resto contaba con oportunidades de cursar ESO, puesto que alguno ni siquiera había repetido un curso.