La Junta estudia bajar la parte autonómica del IRPF como respuesta a la ofensiva fiscal de Madrid

Alfonso Fernández Mañueco, en el foro Nueva Economía.

Mañueco defiende un plan de bajada de impuestos con una reducción progresiva del IRPF vinculada al crecimiento económico, con el objetivo de igularse a Madrid.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha sido el ponente este lunes en el acto organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, una de las organizaciones de debate de referencia nacional. En este desayuno informativo, el presidente regional ha desgranado su respuesta a la 'ofensiva fiscal' de Madrid, comunidad que ha anunciado una importante bajada de impuestos y que es competidora de Castilla y León por empresas y población. Para compensarlo, Fernández Mañueco ha asegurado que planea bajar los tramos del impuesto de la renta para intentar igualarse a Madrid y responder a la 'ofensiva fiscal' de su homóloga Isabel Díaz Ayuso.

 

El discurso de Fernández Mañueco ha tenido, como se esperaba, referencias al problema de la financiación autonómica por parte del Estado, enquistada ahora por la falta de gobierno estatal y con un 'debe' de 440 millones de euros favor de Castilla y León. En este sentido, Alfonso Fernández Mañueco ha exigido una revisión financiera que permita prestar los servicios públicos en una tierra tan extensa, crear las infraestructuras que vertebren la Comunidad, impulsar la industria o afrontar de forma eficaz el reto demográfico. Así pues, ha dicho que un nuevo modelo de financiación autonómica es “urgente, necesario y de justicia no para el nuevo Gobierno de Castilla y León, sino para todos y cada uno de los castellano y leoneses”.

 

Ha asegurado que la calidad y la necesidad de los servicios básicos deben responder a una financiación equilibrada entre las comunidades de España. “Aquí no hay primera ni segunda división, hay personas iguales que necesitan servicios de calidad”, ha esgrimido Fernández Mañueco.

 

 

Rebaja de impuestos

 

En el acto en Madrid, Fernández Mañueco ha asegurado quiere cumplir un plan de bajada de impuestos. Antes de que acabe 2019, aprobará el proyecto para suprimir sucesiones y donaciones de padres a hijos, de manera que el año próximo el proyecto sea tramitado en las Cortes de Castilla y León. Este impuesto se paga en Castilla y León como uno de los más altos del país: la misma herencia cuesta 80.000 euros en nuestra comunidad y 1.500 en Madrid.

 

Ha dicho también que quieren ir bajando el tramo autonómico del IRPF de acuerdo con el crecimiento económico, así como reducir el impuesto de transmisiones patrimoniales para viviendas en el medio rural, entre otras iniciativas. La previsión de esta bajada se hará en función de la evolución de los indicadores económicos. La menor recaudación por unos impuestos, ha añadido, se compensará con el crecimiento de la recaudación de otros al mejorar el consumo y la actividad empresarial.

 

 También se ha referido al aumento de un 10% del presupuesto destinado a las universidades públicas; la reducción de las tasas universitarias un 20% este curso; y la subida de un 55% en la inversión en Investigación de la mano de las universidades.