La Junta desautoriza a De Santiago: "ni quiere ni puede" designar a Valladolid capital de Castilla y León

28A.- De Santiago-Juárez: "En El Entorno De Pablo Casado Debería Haber Más Feijóo Y Herrera Y Menos Aznar Y Faes"

El consejero de Presidencia de Castilla y León cree que la moción del exvicepresidente tiene pocos visos de prosperar y recuerda que hace falta el visto bueno del Congreso y una amplia mayoría.

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, ha aclarado este martes que la Junta de Castilla y León "ni puede ni tampoco quiere" modificar el Estatuto de Autonomía en el sentido de la capitalidad de la Comunidad Autónoma como ha planteado su antecesor en el cargo y ex vicepresidente de la Junta, el actual concejal del PP en el Ayuntamiento de Valladolid, José Antonio de Santiago-Juárez.

 

"Para vertebrar esta comunidad todas las provincias tiene una función capital", ha defendido también Ángel Ibáñez en respuesta al viceportavoz del Grupo Mixto, el procurador de UPL, Luis Mariano Santos, quien ha llevado al primer pleno ordinario de las Cortes una "polémica" que, según ha evidenciado, surge "cada cierto tiempo" y que "siempre" tiene un origen "centralista", en referencia al exalcalde de Valladolid Javier León de la Riva, al actual regidor, Óscar Puente, o ahora a De Santiago-Juárez, al que se ha referido como "uno de los hombres más poderosos" que ha habido en la Comunidad.

 

El consejero ha aclarado que la Junta desconoce a día de hoy el contenido de una moción que tiene "pocos visos" de poder avanzar en un camino "bastante incierto". Ibáñez ha dudado de la intención de Santos con esta pregunta en la que ve o desconocimiento del Estatuto de Autonomía, para lo que ha instado al presidente de las Cortes, Luis Fuentes, a regalar un ejemplar de la norma básica de Castilla y León al procurador de UPL, o "cierto índice de tendenciosidad".

 

El consejero ha recordado que la aprobación de la modificación del Estatuto de Autonomía necesitará el apoyo de dos terceras partes de la Cámara y el visto bueno de las Cortes Generales a través de una ley orgánica.