La Diputación promueve el comercio con reuniones en las áreas con más carencias y una partida de 90.000 euros

EP

Ante esta problemática, la institución provincial ha incluido en los presupuestos de 2019 una partida de 90.000 euros destinada al mantenimiento del comercio existente y al apoyo de la venta ambulante.

La Diputación de Segovia comienza a articular las ayudas para el comercio rural con reuniones informativas en las zonas "más afectadas" y una partida de 90.000 euros en los presupuestos de 2019 para mantener el comercio existente y apoyar la venta ambulante, de modo que ningún municipio se quede sin abastecimiento.

 

Representantes del Área de promoción Económica de la Diputación, con el diputado delegado Jaime Pérez han comenzado a mantener reuniones informativas con diferentes estamentos de las zonas "más críticas" por la ausencia de comercio, que un informe que realizó la institución sitúo en 96 localidades con carencia de locales comerciales, aunque sí llega la venta ambulante, y ocho de ellos sin disposición de venta ambulante.

 

Ante esta problemática, la institución provincial ha incluido en los presupuestos de 2019 una partida de 90.000 euros destinada al mantenimiento del comercio existente y al apoyo de la venta ambulante mientras lleva a cabo los encuentros informativos, que han comenzado en Santa María La Real de Nieva, continuarán en Espirdo y concluirán el martes 22 en Campo de San Pedro.

 

En estas reuniones, los representantes provinciales informan del objeto de las ayudas que va a articular la Diputación para proteger y mantener el comercio existente y que no desaparezca, y fomentar la venta ambulante para que llegue a los lugares donde actualmente no acude, según han informado fuentes de la institución provincial en un comunicado recogido por Europa Press.

 

ESTUDIO

El Área de Promoción Económica propició la incorporación de la Diputación al convenio con la Junta de Castilla y León, que se firmó en 2017, para la creación de una Red de Agentes de Comercio Interior a fin de mejorar el sector, enmarcada en el 'III Plan de Comercio: Estrategia para el Comercio de Castilla y León 2016-2019', cuya función principal es recabar información para prestar asesoramiento y apoyo técnico a los comerciantes y orientar la toma de decisiones administrativas.

 

En el marco de ese convenio, la institución provincial recibió una subvención de 44.000 euros con la que se contrató a un agente de comercio interior que con la ayuda del equipo de técnicos del área de Promoción Económica realizó un diagnóstico sobre la situación del comercio en el ámbito rural de la provincia y en las zonas de potencialidad turística.

 

En ese sentido, se estudió la situación de los 208 municipios de la provincia, en los cuales se detectó que casi un centenar no tienen ningún establecimiento físico y ocho de ellos carecen de venta ambulante, lo cual obliga a sus habitantes a tener que desplazarse para poder obtener productos de primera necesidad, hecho que se agrava por el grado de envejecimiento que sufren estas zonas.

 

Asimismo, se observó que la venta ambulante no llega a todos los municipios y la situación se ve empeorada por el hecho de que la periodicidad de ésta no es diaria ni es capaz de abastecer de todos los productos considerados de primera necesidad.

 

De este modo, existen municipios cuya distancia de la capital o de un municipio de cabecera más grande es significativa porque sus habitantes se desplazan a otras provincias para realizar las compras, como es el caso de Codorniz, Donhierro, Martín Muñoz de la Dehesa, Martín Muñoz de las Posadas, Montejo de Arévalo, Rapariegos, San Cristobal de la Vega y Tolocirio, con la consecuencia de fuga de ventas a las provincias limítrofes con Segovia, como Ávila o, en el caso de Villaverde de Íscar, hacia la provincia de Valladolid.