La avioneta siniestrada en la que murió el futbolista Emiliano Sala fue de un empresario vallisoletano hasta 2015

Imagen del mismo modelo de la avioneta siniestrada.

Fue adquirida por medio millón de euros en 2012 y el empresario de Valladolid lo utilizó para viajes privados con su familia.

La avioneta Piper-46 Malibu, con matrícula N264DB, en la que falleció el furbolista argentino Emiliano Sala y su piloto, cuando cayó al Canal de la Mancha el pasado 21 de enero, perteneció entre 2012 y 2015 al empresario vallisoletano Roberto Sastre.

 

Fue en 2012 cuando Roberto Sastre adquirió la aeronave por medio millón de euros. Se trajo a España desde Florida. El vallisoletano era piloto, pero no tenía licencia norteamericana, por lo que contrató a su amigo Eduardo Hernández Vidarrueta, piloto burgalés, tal y como ha publicado el diario El País.

 

Precisamente,Sastre explicaba a este periódico que adquirió la avioneta a  modo “de capricho” como “un regalo” para su familia. “Siempre lo usé para recreo, nunca para el trabajo. En cada ocasión pedí a Eduardo que me llevara a los sitios porque tenía la titulación adecuada. Con mi esposa, fuimos al puerto de Málaga algún fin de semana o a la Feria de Sevilla, por ejemplo”, publica en su edición digital El País, quien cifra en 200 horas de vuelo el uso de la avioneta mientras estuvo en Valladolid.

 

El 25 de agosto de 2015, Roberto Sastre se deshizo de la areonave y se lo vendió a la empresa inglesa Southern Aircraft Consultancy Inc Trustee. El vallisoletano “necesitaba dinero”. La empresa que se hizo con la avioneta mandó a España un mecánico y comprobó que estaba en buen estado. De hecho, Roberto Sastre y Eduardo Hernández, su penúltimo piloto, defienden que “el avión no se rompió a pedazos” y están dispuestos a colaborar con la investigación británica para arrojar luz y conocer qué pudo pasar para que la avioneta, pilotada por David Ibbotson, y en la que viajaba el futbolista argentino, cayera al Canal de la Mancha.