La Academia de Artillería de Segovia, miembro de honor de la Fundación Carlos III

Academia de Artillería de Segovia

La Junta de Patronato de la Fundación Carlos III ha acordado ofrecer a la Academia de Artillería, ubicada en Segovia y considerada el colegio de formación de oficiales en activo más antiguo del mundo, el nombramiento de 'miembro de honor' de la institución.

Con este título, la Fundación quiere reconocer la trayectoria del centro, antiguo Real Colegio de Artillería, y su labor desarrollada en el ámbito científico y en la formación de hombres y mujeres  del arma.

 

Este viernes, 10 de octubre, a las 11.00 horas, el Salón de Actos de la Academia acogerá un acto con motivo de este nombramiento al que asistirán los componentes de la Junta de Patronato de la Fundación Carlos III y el general director del centro de formación, Alfredo Sanz y Calabria, según han informado a Europa Press fuentes de la institución académica.

 

La Fundación Carlos III es una entidad privada de ámbito internacional que promueve y organiza congresos, simposios, cursos, seminarios, coloquios y conferencias para promover  actividades culturales. Entre sus fines se encuentran el fomento de las artes, la ciencia y el mecenazgo, con especial dedicación a las relaciones culturales entre España e Iberoamérica.

 

La Academia de Artillería, que siempre se ha reivindicado como punta de lanza del conocimiento y la investigación en su campo, conmemora este año el 250 aniversario de su fundación. De ella han salido hasta la fecha más de 11.500 oficiales y más de 4.500 suboficiales.

 

Virreyes, industriales como Francisco Elorza y Aguirre, artífices de las primeras escuelas de Formación Profesional, innovadores pedagógicos como Tomás de Morla o Vicente de los Ríos e incluso un cardenal figuran en la nómina de artilleros que pasaron por sus dependencias, que hoy dan cabida a 530 personas entre militares y civiles.

 

Esta institución, que nació fruto del deseo de Carlos III por impulsar la renovación del país, presume de ser la primera universidad científica que se creó en España.

 

El francés Louis Proust, uno de los padres de la química moderna, fue contratado para dirigir el laboratorio de química, creado cuando aún no se había iniciado la formación científica de rigor en los principales centros universitarios españoles. En la actualidad es referente en simulación gracias a su Simulador de Artillería de Campaña (Simaca).