Javier Castaño, firmeza y valor guerrero de un lidiador en Pamplona

Javier Castaño en La Glorieta (Foto: Archivo)

El diestro salmantino, Javier Castaño, ha paseado un trofeo del primer toro de su lote. 

Ficha técnica 

Plaza de toros de Pamplona. Quinta de la Feria de San Fermín. Lleno. Toros de José Escolar.   

Fernando Robleño, silencio, silencio. 

Javier Castaño, oreja, silencio. 

Pepe Moral, ovación con aplausos al toro en el arrastre, 

La plaza de toros de Pamplona ha celebrado, desde las seis y media de esta tarde, la tercera corrida de la Feria del Toro de San Fermín 2019. Los diestros Fernando Robleño, Javier Castaño y Pepe Moral lidiarán los toros de José Escolar, de Lanzahíta (Ávila).

 

El torero salmantino, Javier Castaño, se ha medido con el segundo de la tarde, de nombre Castellano, cárdeno, 525 kilos. Buen recibimiento por verónicas llevándolo a los medios y rematando con una media. Justo en varas, aplaudido tercio de varas, ejecutado por Pedro Iturralde.

 

El matador de toros, ha brindado a Miguel Indurain. Una vez iniciada la faena ha llevado el toro al centro por ambos pitones. Valor, oficio y buen entendimiento para cuajar una buena faena por ambos pitones a un astado al que respetó los tiempos y templo. Estocada certera y fulminante. Oreja.

 

"Hay toros que te devuelven la confianza y este es uno de ellos", ha explicado Castaño en los micrófonos.

 

Le ha apretado mucho el quinto toro a Javier Castaño, casi arrinconado en tablas. Vinatero de nombre y cárdeno, de 545 kilos. Le han dado en el caballo. Espectacular actuación de nuevo la cuadrilla de Castaño en las banderillas, que vuelve a tener que saludar y desmonterarse, con fuerte ovación del público. El toro se ha mostrado reservón, pegando arreones. Se lo ha tenido ya que quitar de encima el diestro en un par de ocasiones. Dificultades para entrar a matar, pero con mucha habilitad mete la mano y mata al toro a la primera. 

 

La de este martes es la quinta corrida consecutiva en San Fermín para la ganadería de José Escolar. Debutó en 2015, año en que Costurero se convirtió en uno de los astados protagonistas de la fiesta, hasta el punto de conseguir el premio Carriquiri.

 

Javier Castaño (León, 1980) vivió su último paseíllo en 2017, en una corrida de Miura en la que cortó una oreja. Es todo un superviviente, sobre todo tras la cornada que aquella tarde le propinó Dinámico III y que le hirió de gravedad en la ingle. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: