Gordo es partidario de una segunda vuelta que prime las mayorías para facilitar la gobernanza local

Juan Luis Gordo

El diputado socialista incide en que ante una situación como esta la gobernanza se hace "muy difícil" y ve necesario "buscar" un nuevo marco normativo que permita orientar la acción política y la gestión municipal hacia el interés ciudadano.

El diputado nacional Juan Luis Gordo (PSOE) considera "imprescindible" acudir a un sistema de elecciones con segunda vuelta que prime a las mayorías y facilite la gobernabilidad, bien sea de un signo u otro, pues opina que solo así se facilitará la gobernanza local y se defenderán adecuadamente los intereses ciudadanos.

  

A través de su blog, el también secretario general del PSOE en Segovia ha alertado de que, con el panorama político resultante de los últimos comicios, "no será fácil" una gobernanza eficiente que dé respuesta a los diferentes retos municipales, como se ha podido comprobar ya en la cristalización del proceso  de pactos.

  

Gordo, quien afirma que el mapa municipal español presenta "un alto nivel entrópico", reconoce que la segmentación de la representación política ha puesto de manifiesto un fuerte pluralismo, lo cual su juicio "fortalece la democracia y afirma la solidez de una sociedad que parecía apática ante los problemas que afectan a todos". Sin embargo, asegura que esa segmentación es tan grande y variada que hace difícil la conformación de mayorías para poder gobernar.

  

"Y más cuando incluso las que en principio parecen afines presentan proyectos muy divergentes entre sí", apostilla.

  

En su entrada, con título 'Gobernanza municipal, el parlamentario segoviano opina que los pactos se han cerrado en muchos casos de forma "incoherente e inconsistente". Al respecto, indica que los viejos partidos han mantenido en general su esencia y sus señas de identidad, pero que las nuevas formaciones "han ido buscando el oportunismo político de cara a las futuras elecciones generales o la reafirmación de lo que entienden como sus señas de identidad, aunque estas sean incluso incompatibles con el trabajo en equipo y el respeto a las mayorías".

  

Con este contexto, Gordo augura tiempos muy difíciles. Así, presume que en la gestión municipal de los próximos cuatro años habrá una primera etapa de tanteo y exposición de propuestas, hasta la celebración de las elecciones generales; una segunda fase de marcaje de aproximadamente año y medio y, por último, dos años en los que se sucederán numerosas mociones de censura y "desvaríos ante la impotencia de la acción de gobierno", en especial por parte de las fuerzas emergentes.

 

Para el diputado, ese posicionamiento conllevará una desafección aún mayor de la ciudadanía hacia la política y los políticos. "Tiempo al tiempo", añade, al tiempo que advierte de que en estos días de negociaciones se ha podido comprobar que aquellas formaciones políticas que presumían de ser castas y transparentes, además de "carecer de proyecto político", hacen gala de un comportamiento "más bien casposo".

  

"Así lo hemos podido comprobar en algún acto de constitución, su visión no llega más allá de la conquista del poder por el poder. Iniciativas pocas y alineamiento con los intereses de los ciudadanos menos, a pesar de lo que a modo de muletilla se anuncie", asevera.

  

En este sentido, incide en que ante una situación como esta la gobernanza se hace muy difícil y ve necesario buscar un nuevo marco normativo que permita orientar la acción política y la gestión municipal hacia el interés ciudadano, de forma que no pierdan los ciudadanos y la desafección vaya deteriorando progresivamente el sistema democrático, "como pretenden algunos". Para ello, apuesta por un sistema electoral con segunda vuelta que dé prioridad a las mayorías y haga más fácil la gobernabilidad.