Encuentran en el Golfo de México el primer criadero de mantarraya en el mundo

Mantarraya

El primer criadero de mantarrayas conocido en todo el mundo ha sido localizado por la Institución de Oceanografía Scripps en el Golfo de México.

Oceanografía Scripps en el Golfo de México. Ubicado en el Golfo de México frente a la costa de Texas en el Santuario Marino Nacional Flower Garden Banks de la NOAA, el hábitat de crías de mantarraya es el primero de su tipo, descrito en un estudio científico.

 

Joshua Stewart, candidato a doctorado en biología marina en Scripps y autor principal del estudio, observó las mantas juveniles mientras realizaba una investigación sobre la estructura poblacional de las mantas en Flower Garden Banks, una de las 15 áreas submarinas designadas federalmente y protegidas por la Oficina de Santuarios Marinos Nacionales de Estados Unidos.

 

"La etapa de la vida juvenil para las mantas oceánicas ha sido un poco una caja negra para nosotros, ya que rara vez somos capaces de observarlas", dijo Stewart, quien también se desempeña como director ejecutivo de Manta Trust, un programa mundial de conservación de la manta. "Identificar esta área como un vivero resalta su importancia para la conservación y el manejo, pero también nos da la oportunidad de enfocarnos en los juveniles y aprender sobre ellos. Este descubrimiento es un avance importante en nuestra comprensión de las especies y la importancia de diferentes hábitats a lo largo de sus vidas".

 

Conocidos como los suaves gigantes del mar, las mantarrayas oceánicas ('Mobula birostris') son grandes animales que comen plancton que viven en el océano abierto y pueden alcanzar tamaños de hasta 7 metros (23 pies) de envergadura cuando son adultos. Las mantas oceánicas se encuentran típicamente en aguas tropicales y subtropicales de todo el mundo con sitios de agregación que se encuentran comúnmente lejos de las zonas costeras, lo que dificulta el acceso y el estudio de sus poblaciones.

 

Por esta razón, las principales brechas de conocimiento permanecen en su biología básica, ecología e historia de vida. Las mantas bebé están prácticamente ausentes de casi todas las poblaciones de manta en todo el mundo, por lo que se sabe aún menos sobre la etapa de la vida juvenil.

 

Stewart ha pasado los últimos siete años estudiando mantarrayas y se ha encontrado con cientos de adultos en su hábitat natural, pero su observación de un juvenil en Flower Garden Banks en 2016 fue un encuentro raro para él. Después de notar otras pequeñas mantas en el área, habló con el personal del santuario marino para ver si esto ocurría con regularidad.

 

Al trabajar con el personal del santuario marino, Stewart y sus colegas examinaron los datos de 25 años de registro de inmersión e identificación con foto recopilados por los buzos de investigación de santuario. Las mantas tienen patrones de puntos únicos en su parte inferior que se pueden utilizar para identificar a las personas, al igual que una huella dactilar humana.

 

Usando las identificaciones fotográficas y los datos de observación, Stewart y el personal del santuario marino determinaron que alrededor del 95% de las mantas que visitan Flower Garden Banks son juveniles, midiendo un promedio de 2,25 metros de envergadura.

 

Los investigadores también compararon el uso del hábitat de las mantas en los bancos con los criterios establecidos para definir los hábitats de criaderos de tiburones y rayas y determinaron que el santuario es el primer criadero de manta confirmado en el mundo. La evidencia genética reciente indica que las mantas oceánicas y una tercera especie de manta propuesta ('Mobula cf. birostris') están presentes en los bancos.