El uso de drones permite la reconstrucción topográfica del asentamiento del Abrigo del Molino

Imagen de archivo

Un emplazamiento que ha permitido remontar la presencia humana en el entorno de la ciudad hasta hace unos 41.000 años.

El uso de drones ha permitido reconstruir el asentamiento neandertal del Abrigo del Molino, en Segovia. Un emplazamiento que ha permitido remontar la presencia humana en el entorno de la ciudad hasta hace unos 41.000 años.

 

Así lo ha puesto de manifiesto la presidenta de la Asociación para el Estudio Geoarqueológico de Cuaternario Ibérico (Geoarqua), María de Andrés, con motivo de la presentación de un convenio de colaboración suscrito este lunes entre esa entidad y el Ayuntamiento de Segovia.

 

Un acuerdo merced al cual, Geoarqua va a poder disfrutar de unas veinte plazas de alojamiento y también zonas comunes del albergue municipal de Zamarramala, para desarrollar la campaña de excavaciones de este año, que se va a desarrollar entre el 11 de julio y el 5 de agosto.

 

Mientras, ese barrio incorporado a la capital se beneficiará de diversas actividades divulgativas organizadas por parte de la asociación. Entre ellas, jornadas de puertas abiertas en el yacimiento, conferencias o visitas guiadas.

 

Otro de los arqueólogos responsables del proyecto del Abrigo del Molino, David Álvarez, ha hecho hincapié en que el 80 por ciento de la financiación que manejan se deriva a los gastos de alojamiento y manutención del equipo de investigación y el resto, a análisis, dataciones o estudios.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: