El Seprona localiza un criadero ilegal de reptiles con 40 ejemplares de diferentes especies

Uno de los reptiles incautados (Foto: G. Civil)

La Guardia Civil ha incautado 40 ejemplares de distintas especies de reptiles en una vivienda de la capital alicantina, entre las que hay una anaconda de cuatro metros, varias pitones, caimanes y un cocodrilo enano.

Efectivos del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) de Alicante se han incautado de 40 ejemplares de distintas especies de reptiles en una vivienda de la capital alicantina, entre las que hay una anaconda de cuatro metros, varias pitones, caimanes y un cocodrilo enano. En un anexo de la vivienda también se ha encontrado una instalación dedicada a la cría de roedores para la alimentación de los especímenes.

 

La Sección del Seprona de la Guardia Civil de Alicante localizó el pasado martes día 17 unas instalaciones dedicadas al criadero clandestino de reptiles, en el recinto de una vivienda unifamiliar de la localidad de Alicante, ha señalado la Comandancia en un comunicado.

 

Al acceder a una nave anexa de esta vivienda, los agentes contabilizaron hasta 40 ejemplares vivos de reptiles, entre los que se encontraba una anaconda de más de cuatro metros de largo, 26 especies de pitón (algunas adultas de más de tres metros, así como varias crías), 11 caimanes, un cocodrilo enano y un varano. Para su alimentación, el propietario también había habilitado otra instalación anexa para la cría de roedores.

 

Todas las especies encontradas están incluidas en el Convenio Internacional de Especies de Fauna y Flora Protegidas (Cites), sin embargo, ningún ejemplar estaba registrado en el organismo correspondiente, el Soivre. Además, el propietario carece del seguro pertinente por tratarse de especies peligrosas, de licencia como criador y de núcleo zoológico que garantice que las instalaciones cumplen con los requisitos de seguridad y sanidad.

 

La Guardia Civil ha iniciado un expediente para la determinación de las posibles infracciones administrativas en cuanto a la tenencia de especies protegidas internacionalmente, su cría y comercialización. Aunque también se está estudiando la posibilidad de que el propietario de los animales, un hombre de 36 años, haya podido incurrir en un presunto delito por tráfico de especies. Los 40 reptiles han quedado a disposición de la Delegación de Aduanas de Alicante.