El Real Valladolid se lo cree y saca un empate en el Bernabéu

Plano conduce el balón ante Sergio Ramos. LALIGA

Un gol de Guardiola en el minuto 88 sirvió para igualar el que poco antes había marcado Benzema.

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos; Bale, James (Vinicius, min.57), Isco (Jovic, min.68); Benzema (Lucas Vázquez, min.89).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano (Waldo, min.59), Kiko Olivas, Sali, Nacho; Porro (Antoñito, min.80), San Emeterio, Míchel, Óscar Plano; Ünal y Sergi Guardiola.

GOLES: 1-0, minuto 82: Benzema; 1-1, minuto 88: Guardiola.

ÁRBITRO: González Fuertes. Mostró tarjeta amarilla al local Kroos y al visitante San Emeterio.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 2 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu ante 60.637 espectadores.

El Real Valladolid no dejó de creer en el Bernabéu y sacó un punto de fe. Lo pasó muy mal, sobre todo en la primera parte, pero en la segunda logró quitarse la presión y meter miedo al Real Madrid. El gol de Benzema en el minuto 82 pareció que iba a suponer un castigo para los blanquivioletas, pero finalmente Guardiola metió una de las tantas que tuvo para conseguir el definitivo 1-1 en el 88'.

 

Con los estrenos como blanquivioletas de Pedro Porro y Fede San Emeterio, y el cambio obligado de Ünal por el lesionado Sandro, Sergio apostó por el mismo esquema que contra el Real Betis. Mientras, Zidane levantó el 'castigo' a James, que acompañó en el ataque a Bale y Benzema. Precisamente estos tres, junto a Isco, fueron quienes llevaron los primeros acercamientos peligrosos del conjunto local.

 

El balón era blanco, sin el violeta, lo que significó que el Pucela tuvo que ajustar líneas atrás para cerrar todos los huecos posibles. Porque el Madrid apretó bien tras pérdida, aunque los visitantes tampoco necesitaron mucha presión para que la posesión les durara poco. Pasados los primeros diez minutos, los capitalinos lograron hilar una jugada que acabó Bale, previo resbalón de Sali, con un disparo que se marchó cerca del palo.

 

Achicando agua, los de Sergio lograron salir de su campo y empezaron a llegar al área rival. Carvajal taponó un derechazo de Guardiola, mientras que Óscar Plano disparó alto desde lejos. Aunque no debían descuidarse en defensa, donde Kiko Olivas se hizo fuerte. Pero Bale, Benzema y James no dejaron de llevar peligro a la portería de Masip, que, pese a ello, no intervino demasiado en la primera media hora.

 

Y es que el Madrid acusó una falta de gol enorme. Porque el asedio creció y antes del descanso Masip sí que tuvo que aparecer para mantener el 0-0 ante los remates de Benzema y Bale. Jugó con fuego el Pucela en su campo con dos pérdidas de Míchel y San Emeterio que se convirtieron en peligrosas ocasiones del conjunto de Zidane. Aunque no solo eso estuvo en las cosas a mejorar, ya que por arriba le remataron prácticamente todo.

 

El descanso el vino bien al Pucela, que salió unos metros más arriba en la segunda parte. De hecho, nada más regresar de vestuarios, Guardiola tuvo la primera, pero su disparo cruzado se marchó fuera. Poco tardó en reaccionar el Real Madrid, que volvió a disfrutar de ocasiones en las cabezas de Benzema y Bale.

 

Pero el guion era completamente diferente y el Real Valladolid comenzó a enseñar las uñas. Eso sí, Guardiola no estuvo nada fino en una contra en la que pudo dejar solo a Ünal frente a un Courtois inédito hasta el momento, pero su pase pegó en Ramos. Una jugada que pudo cambiar todo más todavía.

 

El Madrid siguió atascado y Zidane apostó por el ataque total. James e Isco dejaron sus respectivos lugares a Vinicius y Jovic, que la primera que tuvo la mandó al larguero. El encuentro estaba abierto y el Pucela buscó pillar a su rival. A punto estuvo de hacerlo, pero el potente disparo de Waldo no sorprendió a Courtois, pese a que no lo tuvo fácil para repelerlo.

 

CUESTIÓN DE FE

 

Se animó el Pucela, que se gustó en una jugada iniciada por Waldo casi en su área con un caño magistral a Vinicius. El balón pasó al campo local y el Real Valladolid dispuso de la ocasión más clara. Plano vio a la perfección la incorporación de Nacho, que puso un centro perfecto al segundo palo, donde Guardiola quitó el gol a un Ünal que se estaba relamiendo.

 

El choque entró en la recta final y los blanquivioletas pagaron el error anterior. Benzema fabricó un golazo desde el borde del área, desde donde batió a Masip con un disparo cruzado (1-0). Un golpe, en el minuto 82, que no les dejó tocados, puesto que Guardiola volvió a tener otra justo después, pero su remate, en el segundo palo, se fue alto.

 

Los de Sergio no dejaron de creer y terminaron obteniendo su recompensa. Plano se sacó de la chistera una gran jugada y dejó solo a Guardiola, que esta vez no falló ante Courtois. Un gol de corazón y que acabó valiendo un empate en el Bernabéu. Porque el 1-1 valió un punto que, sumados a los tres del Villamarín, colocan al Pucela con cuatro tras las dos primeras jornadas.