El Real Aserrío de Valsaín, que estará de nuevo en marcha en dos meses

Momento de la firma

El Real Aserrío de Valsaín, centro abierto en 1884 por orden real que tuvo que cerrar sus puertas en el verano de 2012 debido a la crisis, volverá a estar en marcha en dos meses y prevé hacer de la astilla su "buque insignia", así como hacer de la exportación uno de sus principales pilares.

   

El aserradero, propiedad de Parques Nacionales, será explotado por la Unión Temporal de Empresas (UTE) Accuore Inversiones S.L. y Sepiolitas S.L, firmas ambas con gran experiencia en el sector de la madera y la biomasa que alcanzan en su conjunto entre seis y siete millones de facturación al año y generan 170 puestos de trabajo directos e indirectos.

 

Pedro Expósito, representante de la UTE, ha firmado este jueves en el Centro Nacional de Educación Ambiental (Ceneam) de Valsaín con el director del Organismo Autónomo Parques Nacionales, Basilio Rada, el contrato para la explotación del centro durante los próximos seis años, con posibilidad de tres prórrogas de dos años cada una.

 

En el acto han estado presentes entre otros la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, y el alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, José Luis Vázquez.

 

Expósito ha explicado que la UTE pretende aprovechar la coyuntura y las sinergias que ofrece el territorio, que se presenta como un importante "enclave" desde el punto de vista forestal. Al mismo tiempo, persigue "otorgar a la comarca el auge que necesita".

 

A lo largo de los próximos 30 días, los adjudicatarios harán una auditoría de la maquinaria existente y analizarán con responsables de Parques Nacionales el trabajo realizado con anterioridad y la cartera de clientes existente en el pasado, de manera que se pueda empezar a trabajar en dos meses "al menos al 25 por ciento".

 

La UTE prevé comercializar diferentes tipos de madera, aunque también sacar partido a los subproductos y hacer del Real Aserrío una "fuente de petróleo", es decir, un suministrador de combustibles biomásicos que complemente su actividad de implantación de calderas, aprovechando el auge del negocio de la biomasa.

 

Expósito ha asegurado que el sector "está mejor que nunca", incluso por encima del modelo de negocio, y que existen cada vez más demanda y actitud. Pese a que el mercado inmobiliario se mantiene parado, según ha dicho, las empresas de la construcción son cada vez más ecológicas y se decantan por materiales como la madera. En este sentido, ha agregado que el bosque sostenible de Valsaín es uno de los más importantes y que los excedentes de los montes pueden ofrecer gran calidad.

 

El objetivo de los adjudicatarios es que la astilla, procedente de los recortes del aserradero, se convierta en el "buque insignia". Asimismo, se prevé la puesta en marcha de una planta de pellets. La UTE se ha propuesto "hacerse fuerte" en ambos elementos, fabricando a granel para proveer al sector industrial y el sector terciario no doméstico, como colegios, residencias, polideportivos o piscinas.

 

EXPORTACIÓN Y EMPLEO

 

Su viabilidad pasa además por externalizar la producción y, de hecho, Expósito ha hecho hincapié en que la idea de negocio parte principalmente de la exportación, pues existen grandes clientes en el exterior. En concreto, la UTE pone la vista en el mercado asiático, donde hay falta de maderas de alta densidad, necesarias por ejemplo para la construcción de centros comerciales, que tienden a ser levantados como réplicas de casas victorianas de los siglos XVII o XVIII y requieren por tanto vigas de madera de gran calidad.

 

La UTE tiene previsto comenzar a trabajar en la zona más pequeña del aserradero, donde existe maquinaria "interesante" a punto para ser utilizada.

 

Allí comenzarán a trabajar entre cuatro y cinco personas y se espera poder contratar a dos personas más cada cierto tiempo --entre tres y seis meses--, siempre en función del comportamiento del negocio y la demanda.

 

La plantilla procederá de la comarca, según ha confirmado el responsable de la adjudicataria, que ha trasladado la intención de contar con personas en paro con experiencia en el sector.

I

El director de Parques Nacionales ha valorado la importancia de la firma del contrato, que culmina el proceso planteado para el tratamiento integral de la zona de los Montes de Valsaín y favorece la creación de empleo en la zona y dinamizar la actividad económica.

 

Rada, que ha señalado que el cambio de modelo de gestión ha permitido que el monte sea rentable, ha subrayado que la adjudicación del Aserradero es lo mejor que se ha podido hacer con este centro, que según ha recordado ya se intentó adjudicar en otras ocasiones sin éxito.

 

En la misma línea, el alcalde del Real Sitio ha apuntado que la firma del contrato "cierra el círculo virtuoso de identificar el territorio bien gestionado con la generación de empleo". "Hoy para la comunidad de La Granja y Valsaín es un día histórico. Los vecinos son el ejemplo real de cómo se puede conservar un territorio generando riqueza y empleo", ha dicho Vázquez, quien ha confiado en que los adjudicatarios se imbuyan del espíritu del Real Sitio para que se impliquen con la población.

 

El Aserradero está adscrito al Centro Montes de Valsaín y cuenta con un centro de interpretación en el paraje conocido como 'Boca del Asno'. Tras un incendio en 2005, fue restaurado con una inversión de unos tres millones y volvió a abrir sus puertas en 2010. En el verano de 2012 se vio de nuevo obligado a cerrar por la crisis y, tras los intentos fallidos de adjudicar la explotación, el 17 de diciembre fue finalmente concedida a la UTE Accuore Inversiones S.L. y Sepiolitas S.L.