El PSOE gana pero no suma ante el ascenso imparable de Vox y el hundimiento de Ciudadanos

El PSOE ha vuelto a ganar las elecciones generales de este 10-N, una repetición electoral que se salda sin una salida clara al bloqueo institucional que ha sumido a España en una espiral de elecciones generales y gobiernos en minoría y en funciones. La repetición no otorga a Pedro Sánchez mayores apoyos que hace seis meses y los socialistas se quedan prácticamente con los mismos diputados (120 ahora por 123 entonces) lo que le obliga de nuevo a buscar apoyos para una hipotética candidatura a presidente del gobierno. El escrutinio, minuto a minuto.

 

Las urnas no dibujan una salida clara a la situación de bloqueo. Los dos bloques han quedado muy parejos, con la izquierda ligeramente por encima de la derecha: PSOE+Podemos+Más País suman 158 y PP+Vox+Cs suman 152. Va a ser imprescindible negociar apoyos para gobernar.


 

 

La nueva cita con las urnas ha dado lugar a un nuevo reparto de escaños, con significativas variaciones. El PSOE, que pretendía reforzar su mayoría en estas nuevas elecciones, se ha dejado 800.000 votos por el camino, aunque mantiene el 28% de los votos, algo favorecido por la abstención. Ha debilitado ligeramente su liderazgo y ha dado 'vida' a la derecha, que ha protagonizado una reacción.

 

La más importante, la recuperación del PP, que en abril cosechó su peor resultado histórico y que ha subido, pero que se ha quedado a medias. Su ascenso no ha sido el esperado porque de los 66 ha pasado a 88 diputados cuando sus aspiraciones eran superar los 90. Recupera casi 700.000 votos.

 

El resultado más espectacular ha sido el ascenso de Vox, que tras su irrupción en abril ha logrado el importante ascenso que muchas encuestas aseguraban. El partido de Santiago Abascal se ha colocado con 52 diputados (tenía 24) y se convierte en la tercera fuerza política del país: un millón de votos más tienen la culpa.

 

En cuanto a los 'nuevos partidos', el más perjudicado con la repetición electoral ha sido Ciudadanos, que ha pagado con crudeza la nueva cita con las urnas, hasta el punto de que ha sido prácticamente barrido de algunos territorios y queda reducido al mínimo en el Congreso, pasando de 4,1 millones de votos a solo 1,6 millones. El partido de Albert Rivera pasa en seis meses de cosechar su mejor resultado, 57 diputados, muy cerca del PP, a un desplome total que deja a los 'naranjas' con una decena de escaños y cuestiona estrategias y liderazgos,  hasta el punto de que su presidente y fundador ha tenido que convocar un congreso.

 

Unidas Podemos, por su parte, sigue cayendo y ha pasado de los 45 diputados que tuvo en su estreno hace unos años a los 26 diputados, cuando tenía 33 hace seis meses. No logra frenar su progresiva pérdida de peso electoral y empequeñece. Su caída aleja la posible suma con el PSOE para la que hubo una oportunidad hace meses.

 

 

Noticias relacionadas