El mercado de la música: los vinilos resisten en un mundo dominado por el 'streaming'

ALBERTO MINGUEZA

El 'streaming' es la mayor fuente de ingresos de la industria musical, muy por delante del CD al que se ha 'comido', y también de las descargas. Sorprende el aumento de ventas de vinilos.

Esta semana se ha cumplido un año desde que la plataforma de música de streaming con más usuarios del mundo occidental, Spotify, comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York. El pasado martes, además, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI), que representa a los profesionales de la música grabada, ha publicado su informe anual referente a 2018. El resumen: que el 'streaming' se ha 'comido' al CD y ya es la mayor fuente de ingresos de la industria musical, mientras los CD retroceden. Solo los vinilos crecen en soporte físico.

 

Este no deja dudas sobre cómo las empresas de este sector, con Spotify a la cabeza, han sustituido el formato físico por el streaming como fuente principal de ingresos. Tal y como muestra este gráfico de Statista, IFPI estima que el volumen de negocio mundial del formato físico ha disminuido desde los 12.000 millones de dólares estadounidenses anuales a los 4.700 millones de 2008 a 2018. En cambio, los ingresos generados a través de plataformas de streaming han aumentado de 300 millones de dólares en el ejercicio de 2008 a 8.900 millones el año pasado. Y en España ha sido igual.

 

El mercado musical español cerró el ejercicio de 2018 con unos ingresos totales de 237,2 millones de euros, una cifra que supone una mejoría respecto a los 231,7 millones de euros del año anterior, según el Global Music Report elaborado por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés).

 

 

Este informe ha resaltado que la escucha digital en 'streaming' (a través de Internet, sin necesidad de descarga) apuntala "más que nunca" su condición de "fórmula predilecta" para el consumo musical en España. De los 237 millones recaudados en 2018, el 71,2 % (169 millones) corresponde al área digital, mientras los formatos tradicionales suponen el 28,8 % restante (68,2 millones).

 

La balanza entre el mercado físico y el digital se desequilibró en 2014, primer ejercicio en que los ingresos del primero fueron inferiores a los del segundo. "La diferencia, cuatro años más tarde, confirma los nuevos hábitos de acceso a la música en el siglo XXI", ha destacado el documento.

 

 

Suscripciones en vez de descargas

 

En España, en lo que se refiere al mercado digital, las suscripciones premium o de pago han crecido un 37% interanual, impulsados por el incremento de nuevos abonados a servicios como Amazon Music Unlimited, Apple Music, Deezer, Spotify, YouTube Music o Tidal, que cuentan ya con más de 2,3 millones de suscriptores suponen al sector 115,3 millones, casi la mitad de sus ingresos íntegros.

 

Por el contrario, las descargas permanentes de canciones o álbumes completos han registrado un retroceso del 22,5 % (de 10,2 a 7,9 millones), similar al mercado físico. Los españoles adquirieron 6,5 millones de discos compactos en todo el año, por un valor de 53,8 millones de euros, una cifra que supone una nueva caída del 20% respecto a los 66,9 millones facturados a lo largo de 2017. En este apartado, las ventas de vinilos han evolucionado de 9,9 millones en 2017 a 11,7 millones a lo largo de los doce meses siguientes y ya representan el 17% de las ventas en soporte físico.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: