El juez imputa a Bankia por el caso del Torreón de Lozoya

Torreón de Loyoza

El Juzgado número 5 de Segovia ha citado a Bankia a declarar en calidad de imputada por el caso del Torreón de Lozoya, el emblemático inmueble medieval de la extinta Caja Segovia, hoy propiedad de la Fundación heredera de la entidad e hipotecado por una deuda tributaria.

La fecha prevista para su declaración es el 27 de abril, según han informado fuentes de Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Este partido presentó en febrero un escrito al Juzgado en el que solicitaba esa imputación, que extendió al director de la Asesoría Fiscal de la entidad, Javier Tello Bellosillo, y el antiguo director de Riegos de Caja Segovia, Óscar Varas de la Fuente, hoy empleado de la nacionalizada.

 

El juez considera que la acusación a Bankia se puede sostener bien en la condición de administrador de hecho de Caja Segovia, bien como cooperador necesario o como autor mediato del delito por el que se procede.

 

Según mantiene UPyD, la nacionalizada se encontraba en el momento de contraerse la deuda en posición de claro dominio social de Caja Segovia y, por tanto, en disposición de tutelar o lesionar el bien jurídico protegido.

 

El Juzgado de Instrucción número 5 de Segovia trata de esclarecer por qué la Caja, y no Bankia, a la que aquella había traspasado su negocio financiero, asumió una deuda adquirida por la sociedad Navicoas Asturias por una operación inmobiliaria de 2006 en la que se detectaron irregularidades.

 

En 2012, el Consejo de Administración de la Caja acordó solicitar al Banco Financiero y de Ahorros (BFA)-Bankia un crédito de 6,8 millones para cubrir esa cantidad y, entre otros inmuebles, ofreció como aval el Torreón de Lozoya, su edificio más emblemático, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

 

El expresidente de Caja Segovia Atilano Soto aseguró en el Juzgado que fueron unos informes de la propia Bankia los que derivaban la responsabilidad de la deuda a la Caja y que un informe externo, así como el Banco de España, se pronunciaron en el mismo sentido.

 

Sin embargo, UPyD, personado como acusación, niega la existencia de informes, ni externos ni del Banco de España, que recogieran la responsabilidad de la Caja de asumir la cuantía y sostiene que los únicos existentes fueron los emitidos por BFA-Bankia, que "defendían el interés propio" y contradecían el veredicto externo emitido por el bufete Fuentetaja, encargado por la entidad segoviana, que concluyeron que la cantidad debía afrontarla la nacionalizada.

 

El pasado mes de septiembre, la portavoz de UPyD en Segovia, Luciana Miguel, se dirigió por carta al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, para solicitar que la entidad cancelara la hipoteca que pesa sobre el Torreón y devolviera a la Fundación Caja Segovia los intereses devengados hasta este momento, que ascendían entonces a  unos 160.000 euros.

 

La formación magenta cree que, a la vista de los cauces del procedimiento, el banco debería "sin mayor demora" liberar a la Fundación de la hipoteca.

 

"Un banco que hemos rescatado entre todos los españoles y, que en el último año ha tenido unos beneficios de 800 millones de euros, bien se puede permitir hacerlo", señalan fuentes de UPyD, que opina que "retrasar el final más probable resulta un insulto a los segovianos y especialmente a aquellos que tienen depositados sus ahorros en esa entidad".