El incendio de Pinarejos se originó en una estufa y se estudia si hubo negligencia

La Delegación Territorial de la Junta en Segovia ha confirmado que el incendio declarado en Pinarejos el pasado 8 de agosto tuvo su origen en una estufa de calefacción de una granja avícola.

Agentes medioambientales y técnicos de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales, en coordinación con el Seprona, trabajan para determinar si se debió a una negligencia o a un accidente.

 

Así se lo ha traslado el delegado territorial, Javier López-Escobar, al alcalde de la localidad, Heliodoro Ríos, durante un encuentro celebrado este lunes en la Delegación Territorial para dar cuenta de las investigaciones llevadas a cabo tras el fuego, que quemó 29,90 hectáreas de pinar y tierra de labor y afectó a muchos pequeños propietarios del municipio.

 

López-Escobar ha ofrecido al Ayuntamiento de Pinarejos la colaboración y el asesoramiento que precise si, llegado el caso, se adopta la decisión de reclamar daños por el incendio. Asimismo, ha hecho saber al alcalde que ha propuesto al Servicio Territorial de Medio Ambiente en Segovia el desarrollo de una campaña específica de información e inspección de las granjas avícolas de la provincia para verificar que reúnen las preceptivas condiciones de seguridad y, en caso contrario, proceder  las actuaciones que sean necesarias para corregir esta situación.

 

Las llamas obligaron a desplazar a 70 personas y cuatro helicópteros, incluido uno de coordinación, lo que no obstante permitió impedir que el fuego alcanzara unas dimensiones mayores, según han señalado fuentes de la Junta, que han subrayado que las altas temperaturas y los vientos reinantes en la zona exigieron rapidez y coordinación para evitar peores consecuencias.

 

Al trabajo de técnicos y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León se sumó la respuesta de los ayuntamientos de Pinarejos y San Martín y Mudrián. A todos ellos, el delegado territorial ha trasladado su agradecimiento.