El deán de la Catedral de Segovia y el sacerdote Andrés Rodao son nombrados capellanes de su Santidad

El sacerdote segoviano Andrés Rodao Olmos y Ángel García Rivilla, deán de la Catedral de Segovia y vicario para el clero, han sido distinguidos por la Santa Sede con el título de capellán de su Santidad.

Se trata de un título honorífico que se confiere a los sacerdotes a petición del obispo de la Diócesis y que es el único que permanece tras la abolición de estas distinciones de la Iglesia por el Papa Francisco.

El obispo de Segovia, Ángel Rubio, hizo público el nombramiento ayer en el marco de la jornada de formación permanente del presbiterio diocesano, según informan fuentes de la Diócesis.

Andrés Rodao Olmos, hasta hace unos meses responsable de la relación con las congregaciones de religiosas de clausura, es natural de la localidad de Armuña, en la que nació en1929. Fue ordenado sacerdote en 1956. Ángel García Rivilla es natural de Abades y fue ordenado sacerdote en Segovia en el año 1970.