El Corona Sol vuelve de la pandemia con sus tres licencias clave anuladas pero no bastan para cerrar el hotel ilegal

El polémico hotel ha visto como la justicia anula la licencia ambiental y la licencia de hotel e inicio de actividad de manera definitiva, como la de construcción, anulada desde 2016. El Ayuntamiento de Salamanca ya tiene comunicación.

La polémica del Corona Sol no para ni en tiempo de pandemia. La paralización de la actividad judicial dio  un pequeño respiro, pero antes la justicia había dado la razón a los vecinos frente a la promotora del hotel ilegal y dos licencias más han sido anuladas de manera definitiva. Por desgracia, parece que no basta para que se tomen medidas a pesar de que el Ayuntamiento de Salamanca ya tiene conocimiento de la situación: la maraña de recursos impedirá que se haga algo.

 

Los juzgado han resuelto los juicios sobre la nulidad de la licencia ambiental y la licencia de hotel e inicio de actividad, y ambos han dado la razón a los vecinos. De esta manera la nulidad de ambas licencias es firme y se suma a la de la licencia de construcción, revocado de manera definitiva desde 2016. La nulidad es producto de algunas de las aberraciones urbanísticas cometidas en este edificio.

 

Tras la comunicación al Ayuntamiento, el juzgado ha dado dos meses para tomar las medidas necesarias para restaurar la legalidad, pero nada se ha hecho. No se hizo antes del inicio del estado de alarma ni se ha hecho después con la vuelta a la 'nueva normalidad'. La llegada de la comunicación de firmeza suponía el conocimiento de que la construcción carece de una licencia básica y que es obligatorio requerirle las actuaciones necesarias para devolverlo a la legalidad, compromiso adquirido por el equipo de Gobierno en el pleno municipal, pero no se ha traducido en nada.

 

Según fuentes de la asociación, ya están preparados para solicitar judicialmente en un contencioso la ejecución de todas las sentencias favorables que tienen sobre la construcción del hotel, y con las que se han anulado todas las licencias fundamentales, desde la ambiental a la de inicio de actividad o la de cambio de uso.

 

A pesar de ello, el hotel sigue abierto y en pie. La promotora propietaria, Palco 3, ha desplegado una estrategia de cortina de recursos para demorar el momento en el que sea definitiva e irreversible la nulidad de todas las licencias que necesita para estar funcionamiento. Entre otras cosas, se agarró a un recurso espeicla y ha solicitado una nueva licencia ambiental para sustituir la que ahora ha sido anulada.

 

 

Este último movimiento se produjo l pasado 27 de noviembre de 2019, cuando se supo que la promotora Palco3 ha solicitado de nuevo licencia ambiental para el hotel una vez el Ayuntamiento de Salamanca recibió la comunicación de la sentencia que confirmaba la nulidad definitiva e irreversible de la licencia concedida en su día, a pesar de algún último intento de la promotora para evitarlo.

 

El consistorio considera que las irregularidades son reparables y que no hará falta cerrar, pero además de corregir alturas de chimeneas, hay que hablar del exceso de edificabilidad cometido y, ahora también, de la falta de la licencia necesaria para que el edificio tenga abiertas sus puertas con su actual actividad.