El control arqueológico previo a las obras de un gasoducto saca a la luz restos de la Edad de Bronce

Los controles arqueológicos previos a las obras del gasoducto de transporte secundario entre las localidades abulenses de Arévalo y Sanchidrián han permitido documentar abundantes restos de la Edad de Bronce hallados en el término municipal de Martín Muñoz de la Dehesa.

La Comisión de Patrimonio se ha reunido en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León para estudiar entre otros asuntos el informe de la excavación de los sondeos llevados a cabo en el municipio, en los yacimientos Palazuelos y Alto de la Dehesa.

Entre otras estructuras, se han encontrado silos, restos de habitaciones, trazas de cabañas, hornos de cocina y piezas cerámicas, según informan en un comunicado fuentes de la Delegación Territorial.

Las obras de construcción del gasoducto, cuyos 25 kilómetros discurrirán por seis núcleos de Ávila y uno de Segovia, no han provocado afección alguna a este yacimiento, que ha quedado perfectamente caracterizado tras la excavación arqueológica llevada a cabo, según han confirmado las mismas fuentes.

Además de los segovianos, el trazado incide en los yacimientos arqueológicos de Mamblas y Prado de San Antón, en el término municipal de Adanero.