El Ayuntamiento reconstruye el muro en las huertas del Valle del Clamores

Reconstrucción del muro

El empuje de tierras y los efectos del agua en Segovia habían ocasionado un evidente deterioro de parte de la pared de piedra, con algún desprendimiento incluido, una situación que podría suponer un riesgo y nuevos desprendimientos.

El Ayuntamiento de Segovia ha finalizado los trabajos de reconstrucción de uno de los muros de contención situado en la finca en la que se ubican las Huertas del Clamores, una zona muy especial a los pies de la Muralla. El empuje de tierras y los efectos del agua habían ocasionado un evidente deterioro de parte de la pared de piedra, con algún desprendimiento incluido, una situación que podría suponer un riesgo y nuevos desprendimientos si no se actuaba en él con celeridad.

 

La intervención era necesaria. Hay que tener en cuenta, además, que es una zona de labor de los hortelanos y próxima a las sendas de paseo junto a la Muralla. La situación del muro, la dificultad de acceso que impide el paso de maquinaria a la zona y las diferencias de nivel existentes en el valle, han obligado a utilizar técnicas manuales en la reconstrucción de la pared de contención. En este caso, se ha optado por la solución de muro de gravedad de gaviones, ya que requiere el acarreo de piedra por medios manuales y en carretillas mecánicas.

 

En ingeniería, los gaviones consisten en una caja o cesta de forma prismática rectangular, rellena de piedra, de enrejado metálico de malla. Se colocan a pie de obra desarmados y, una vez en su sitio, se rellenan con piedras del lugar. Antes de llevar a cabo estas estructuras era necesario descombrar el área de actuación. Las piedras desprendidas se acumulaban en la zona para poderlos usar en la cara visible de los gaviones.

 

También se retiraba la tierra que se había desprendido del talud y se procedería a ejecutar la zanja de cimentación por medios siempre manuales. La cimentación está formada por una gran losa de hormigón armado sobre la que apoyan los gaviones que van reduciendo de tamaño según se va tomando altura, de tal modo que el muro queda escalonado. Después se ha colocado geotextil por el trasdós del muro y rellenado con las tierras acopiadas.

 

El presupuesto total de la obra, en la que se han empleado dos meses, ha sido de 46.332 euros. Por último señalar que en esta actuación se ha tenido especial cuidado en utilizar piedra caliza similar a la de las paredes existentes en el entorno y la propia Muralla, para que el muro de gaviones encaje perfectamente en el entorno, una zona singular que requiere de un tratamiento cuidado para mantener el gran valor natural y paisajístico.