El AVE 'low cost' y la entrada de competencia privada en los trenes, pendientes de que haya Gobierno

Adif decide bajar el canon que cobra a compañías ferroviarias. La reducción se inicia en los AVE a Barcelona y a Sevilla, y coincide con la entrada de competidores de Renfe.

Adif, empresa pública titular gestora del AVE y el resto de la red ferroviaria, estaciones y red, ha dado el primer paso para que los billetes de tren de Alta Velocidad bajen de precio. La compañía ha diseñado un nuevo sistema para los cánones que cobra a los trenes que circulan por sus vías y estaciones que, en el caso de las líneas AVE, arroja un descenso básico del 22%, al que además se pueden sumar descuentos de hasta el 50%.

 

Según la compañía que preside Isabel Pardo, ello se traduce en una disminución del canon total a pagar por los operadores en el caso de las líneas AVE a Barcelona y el AVE a Sevilla, dos de las tres que se abrirán a la competencia junto al corredor de Levante. En el resto de líneas se registrará un "ligero incremento". Ello será consecuencia de la aplicación simultánea de una subida del recargo que cobra en función del número de plazas máximas de cada tipo de tren, que estaba congelado desde 2017

 

De esta forma, Adif compensa en sus cuentas los descensos. De hecho, prevé que, gracias al esperado aumento de circulaciones, sus ingresos por cobro de cánones aumenten un 7%. De su lado, se espera que Renfe y el resto de futuros operadores ferroviarios trasladen al precio de sus billetes de tren AVE los descensos en el canon o peaje que pagan a Adif por usar la red ferroviaria.

 

El nuevo sistema de cánones más flexible y con descuentos coincidirá además con la apertura del transporte en tren AVE a la competencia, prevista para diciembre de 2020. En este sentido, Adif pretende que los nuevos cánones entren en vigor en 2020 y sigan vigentes hasta 2024, "con el fin de evitar incertidumbres" en este proceso de liberalización.

 

No obstante, la entrada en vigor de este canon ferroviario que puede abaratar el AVE ya en 2020 está afectado y condicionado por el hecho de que el Gobierno esté en funciones. De esta forma, no se pueden aprobar los Presupuestos, que es donde actualmente se circunscriben estos cánones, ni tampoco se puede llevar a cabo la intención del Ministerio de Fomento y Adif de que dejen de incluirse en los mismos.

 

En cualquier caso, si bien el nuevo modelo de canon quizá no esté listo para entrar en vigor en enero de 2020, se espera que sí lo esté para cuando en diciembre del próximo año se liberalice el mercado. Por el momento, Adif convocará a Renfe y todos los operadores interesados en entrar en el AVE a una reunión para detallarles la propuesta sobre la que también se tiene que pronunciar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

 

En concreto, en virtud del nuevo sistema de cánones, lo que pagan los trenes por circular por el AVE tendrán una "significativa" reducción del 22%. A esta rebaja se podrán añadir descuentos del 25%, el 35% o el 50% que se aplicará para 'premiar' a las compañías que más aumenten el número de viajeros.

 

De esta forma, Adif pretende incentivar la óptima explotación de la red ferroviaria de Alta Velocidad y su máximo aprovechamiento para amortizar la inversión realizada en su construcción. Asimismo, y atendiendo a las recomendaciones de la CNMC, se propone la eliminación de la adición al canon de utilización de líneas que se aplica en todos los trenes de ancho variable que efectúan al menos un 10% de su recorrido por la red convencional, la que no es AVE.

 

Respecto a estas líneas convencionales, con el fin de minimizar el impacto de las rebajas en la cuenta de resultados de Adif, la compañía adaptación gradual de las tarifas en los próximos cuatro años en el caso de las correspondientes a trenes de viajeros, y de diez años en los de mercancías.